Revista Illuminare

Se publica tres veces al año, con motivo de las grandes campañas misionales: DOMUND, Infancia Misionera y Vocaciones Nativas, y es el elemento fundamental que se pone en las manos de los agentes de pastoral para que, mediante la asimilación de cuanto en ella se les propone, adquieran una formación doctrinal genuina que, a la vez que les enriquece, les aporte sugerencias que, unidas a su creatividad, sean una eficaz ayuda en la animación misionera de su comunidad cristiana.

Es un dossier que, como su mismo nombre indica, pretende, en primer lugar, iluminar, clarificar los contenidos propios de cada una de las campañas, aportando para ello bases doctrinales, mensajes del Papa y explicación de sus objetivos. Al mismo tiempo, proporciona a los agentes de pastoral materiales válidos –entre los que nunca falta el testimonio vivo y actual de los misioneros– para su acción animadora en las celebraciones litúrgicas, catequesis, encuentros de reflexión y oración, etc.

[+ información]

 

Formación de Animadores Misioneros

No se puede olvidar, sino todo lo contrario, la acción educativa que se desarrolla a través de las Escuelas de Animadores Misioneros. Sin duda alguna, estas escuelas componen una formidable red, extendida por la mayoría de las diócesis, que, en razón de su título, cooperan a que vaya creciendo en intensidad y cantidad el número de personas que, con mayor entrega y preparación, se dedican al precioso y fecundo ministerio pastoral de la animación misionera de las comunidades cristianas.

Para facilitar la labor de tales escuelas, se han publicado estas carpetas, dedicadas cada una de ellas a desarrollar un tema de formación misional. A su vez, cada uno de los apartados en que se subdividen aporta una exposición doctrinal y sugerencias para la reflexión individual y por grupos y para la oración personal y comunitaria. Cabe, además, apuntar su validez para una formación básica de los seminaristas y novicios y, de una forma especial, para la dinámica de los hoy llamados “Talleres Misioneros”, muy vivos en muchas comunidades.

[+ información]

 

Formación de sacerdotes y seminaristas

Por último, se debe resaltar el interés por una presencia de la teología, la espiritualidad y la pastoral misioneras en los programas y actividades relativas a la formación permanente de los agentes de pastoral. A raíz de un simposio sobre la formación misionera de sacerdotes y seminaristas, el Secretariado Nacional de la Comisión Episcopal del Clero ofrece a sus Delegados Diocesanos diversos materiales para facilitar su acción en este aspecto de la vida y ministerio de los presbíteros.

[+ información]

 

 

Enfermos Misioneros 

Recogiendo la experiencia de otras Iglesias, fue en la diócesis de Pamplona, hacia el año 1933, cuando empezó a difundirse, aunque de manera privada, la Unión de Enfermos Misioneros. El año 1940 quedaba erigida canónicamente, y en 1945 fue declarada oficialmente por la Pontificia Unión Misional como asociación auxiliar de la misma y su sede central fue trasladada a la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias. 

La asociación pretende, ante todo, agrupar enfermos y discapacitados, para ayudarles a percibir el valor de semejante tesoro escondido y aplicarlo en favor de la acción de los misioneros: anunciar a Jesucristo, cimentar y construir nuevas comunidades eclesiales y proclamar los valores del Reino. 

La forma de llegar a ellos y de suscitar su interés por este apostolado son los agentes de la Pastoral Sanitaria y los visitadores parroquiales de enfermos. En su ayuda, se publica un tríptico cuyo fin es llevarles a captar el valor del sufrimiento en la vida de la Iglesia y a proyectarles hacia los horizontes universales de la evangelización.

[+ información]