Tríptico Enfermos Misioneros “Os pedimos a todos los que sufrís, que nos ayudéis. Precisamente a vosotros, que sois débiles, pedimos que seáis una fuente de fuerza para la Iglesia y para la humanidad. [...] Venza vuestro sufrimiento en unión con la cruz de Cristo” (Juan Pablo II, Salvifici doloris, 31).

 

Animación Misionera para Mayores Los ancianos transmiten valores religiosos y morales que representan un rico patrimonio espiritual para la vida de las comunidades cristianas, de las familias y del mundo. Es deber de la Iglesia hacer adquirir a los ancianos una viva conciencia de la tarea que tienen, ellos también, de transmitir al mundo el Evangelio de Cristo, revelando a todos el misterio de su perenne presencia en la historia. Y hacerlos también conscientes de la responsabilidad que se desprende, para ellos, de ser testigos privilegiados —ante la comunidad humana y cristiana— de la fidelidad de Dios, que mantiene siempre sus promesas al hombre. (Pontificio Consejo para los laicos, La dignidad del anciano y su misión en la Iglesia y en el mundo, 1 de octubre de 1998) 

Conscientes de esta importancia el de Secretariado de la Pontificia Unión Misional ha elaborado esta carpeta de animación misionera de las personas mayores.