OMPRESS-BURGOS (2-10-20) En el marco de su centenario, el Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME) celebra, este domingo a las 13:00h, una Eucaristía en la sede de su antiguo Seminario en Burgos, hoy parroquia de San José Obrero, presidida por el arzobispo de Burgos, Mons. Fidel Herráez.

Hace 100 años el Papa de la época, Benedicto XV, escribía una carta al arzobispo de Burgos solicitando la apertura de un seminario para misiones que fuera cauce para que los sacerdotes diocesanos pudieran formarse de acuerdo a su inquietud misionera. Años más tarde nacería el IEME, el Instituto Español de Misiones Extranjeras, verdadero cauce misionero para los sacerdotes diocesanos españoles que en estos 100 años han seguido su vocación misionera en América y África. La misión ad gentes ya no era una tarea reservada en España a las religiosas y a los religiosos. Esta apertura a la misión de los sacerdotes diocesanos abriría también la puerta a futuros cambios de mentalidad en la Iglesia, como los sacerdotes diocesanos Fidei Donum, inspirados en la encíclica del mismo nombre publicada por el Papa Pío XII en 1957.

En la actualidad el Instituto Español de Misiones Extranjeras (IEME) cuenta con más de 113 sacerdotes misioneros diseminados por varios países de América, África y Asia, procedentes de 33 diócesis españolas. Mantienen su carácter de sacerdotes diocesanos por lo que no pierden el vínculo con su Iglesia española de origen y establecen nuevas relaciones con los obispos de los lugares donde ejercen la misión.

Fue Gerardo Villota y Urroz, un sacerdote diocesano de Burgos, quien dio los primeros pasos para el nacimiento de lo que ha sido una verdadera apuesta misionera y profética por hacer que toda la Iglesia esté en estado de misión. El padre Villota fundó en Burgos el 1 de octubre de 1899 un Colegio de Ultramar y Propaganda Fide que con el tiempo sería la base del IEME. Tomando como punto de partida la semilla sembrada por el padre Villota y como respuesta a la petición hecha a Burgos por el Papa Benedicto XV, el 3 de diciembre de 1920 se inauguraba el Seminario Nacional de Misiones, que en 1947 pasó a llamarse Instituto Español de Misiones Extranjeras. Desde entonces han sido enviados a la misión más de 500 sacerdotes diocesanos.