OMPRESS-MADRID (25-02-21) Hoy ha comenzado la 17º edición del Encuentro de Empelados y Voluntarios de Obras Misionales Pontificias, que en esta ocasión tendrá lugar de forma virtual, centrado en la reflexión sobre una de las cuatro Obras, la Pontificia Unión Misional. Este encuentro anual, organizado por Obras Misionales Pontificias y la Comisión de Misiones de la Conferencia Episcopal, ofrece un espacio de encuentro y formación para todos aquellos que trabajan en las delegaciones de misiones, y en la dirección nacional de OMP, en la retaguardia de los misioneros. 127 inscritos están disfrutando vía zoom de estas jornadas que tienen lugar hoy y mañana.

En los últimos años, este encuentro ha hecho un repaso en cada edición de cada una de las Obras Misionales Pontificias. Faltaba la Pontificia Unión Misionera (PUM), y por eso las Jornadas de este año se centrarán en ella. Esta Obra Pontificia es sin duda la más desconocida, al no tener jornada propia, pero es la que ofrece formación misionera al pueblo de Dios y actúa de impulso de las otras tres Obras (Propagación de la Fe –Domund-, Infancia Misionera y San Pedro Apóstol –Vocaciones Nativas-). De hecho, el Papa Juan Pablo II le nombró como el “alma” de las OMP.

El encuentro ha comenzado con una oración y las palabras de bienvenida de monseñor Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona y Tudela y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias. Monseñor Francisco Pérez ha agradecido la presencia virtual de todos los asistentes, y les ha ofrecido un cariñoso saludo de parte del Papa Francisco. El prelado ha contado la historia de Teresita -una niña de Madrid de 7 años que tiene cáncer- que ha pedido ser misionera. Asimismo ha pedido por los fallecidos en la pandemia, y por los misioneros que están “al pie del cañón”. Por último, ha afirmado que Cristo, el verdadero misionero, está presente en este encuentro.

Por su parte, José María Calderón, director nacional de OMP, ha dado la bienvenida y ha agradecido el trabajo de todos en este año tan complicado, porque gracias al trabajo de todas las diócesis se ha podido sacar adelante las campañas e iniciativas misioneras de todo el año, desde que en marzo comenzó la pandemia. Posteriormente ha pasado a explicar el programa de las jornadas, centradas en la Pontificia Unión Misional. El director de OMP, ha subrayado que aunque esta obra es la menos conocida, no por ello es la menos importante, porque fomenta la oración, la ofrenda y la formación.