15 millones y medio de euros fue la cantidad que niños de todo el mundo destinaron el año pasado a los proyectos de Infancia Misionera. Con este dinero, ayudaron a que 4 millones de niños pudieran tener una vida mejor, con un hogar, educación, medicinas… además de conocer a Jesús. Y es que lo que une a los niños que dan estos donativos y a quienes los reciben son los valores evangélicos y misioneros del amor a los demás, el compartir y la apertura de corazón.

En Infancia Misionera, que celebrará su Jornada en España el próximo domingo 26 de enero, son los niños quienes tienen el protagonismo. Esta red pionera en la defensa de la infancia – se fundó en 1843, 80 años antes de la Declaración de Derechos del Niño de Ginebra – tiene como lema “Los niños ayudan a los niños” y está promovida por el Papa, ya que Infancia Misionera es una de las Obras Misionales Pontificias, la institución de la Santa Sede que fomenta el espíritu misionero, y canaliza las ayudas de todo el mundo para las misiones.

Durante todo el año se promueven actividades misioneras en colegios, parroquias y comunidades, invitando a los niños a rezar y a vivir como pequeños misioneros en sus ambientes. El Papa Francisco explicaba con claridad el porqué de la Infancia Misionera en el libro entrevista recientemente publicado “Sin Él no podemos hacer nada”: “Es hermoso que a los niños se les muestre desde pequeños que el anuncio del Evangelio, el anuncio de la historia de Jesús, es dinámico, y también que ellos pueden contar la historia de Jesús a sus amigos. Y es hermoso asimismo que puedan aprender desde pequeños a pensar en las personas, en los pueblos y mundos lejanos, por los que ellos también pueden rezar alguna oración o aprender a hacer una pequeña ofrenda”.

Estas pequeñas ofrendas, que sólo en España han alcanzado 1.935.321,71 de euros, tienen así la doble finalidad de formar a los niños que dan y de beneficiar a los que reciben las ayudas, creando una red de solidaridad con cientos de proyectos de colaboración. Así, se ayuda con los gastos de alojamiento de las 169 niñas del Asha Niketan Boarding, de Mankorda, India; en la compra de los libros de los 576 chicos del Moran Memorial School de Maheshpur, Nepal; o comprando camas para los 30 niños del internado St. Gabriel, de Palaca, Timor.

La jornada de Infancia Misionera del 26 de enero llevará como lema “Con Jesús a Egipto, ¡en marcha!”, el segundo lugar en el recorrido geográfico de los lugares de Jesús niño, tras “Con Jesús a Belén, ¡qué buena noticia!” del año pasado. Evocaciones del Jesús niño que no se reducen a la jornada y que abanderan la propuesta pedagógica de las Obras Misionales Pontificias que, en un ciclo de cuatro años, presenta a los más pequeños la vida de Jesús niño. Así desde OMP España se ofrecen cada dos meses a los catequistas y profesores a través de una newsletter -cuya inscripción está abierta en la página web- 5 recursos, para que los niños trabajen su relación con Dios, con sus hermanos más cercanos, y con el mundo y la sociedad. A través de la oración y las actividades, los niños aprenden a ser misioneros.

Puedes colaborar con Infancia Misionera aquí.