OMPRESS-JAVIER (13-03-19) El pasado fin de semana se celebraba en Javier, Navarra, la Primera Javierada de este año 2019. Bajo un cielo azul, casi primaveral, pasaron por la “casa” del Patrono de las Misiones algo más de 16.000 peregrinos. La misa de acogida del peregrino, el sábado 9, destacó por su alta participación. La plaza acogió este día, como ya es tradicional, a los numerosos peregrinos de la Ribera, la comarca navarra del valle del Ebro, y a cientos de jóvenes que vienen de fuera de Navarra.

Un año más, la oración de Betel, la tarde del sábado en Sangüesa, congregó a jóvenes y mayores para orar en el convento de los Capuchinos. D. Oscar Azcona, delegado de misiones y director de Obras Misionales Pontificias en Navarra, animó a todos a mantener el talante misionero durante todo el año, sobre todo con la mirada puesta en el Mes Misionero Extraordinario que ha convocado el Papa Francisco para el próximo mes de octubre. De hecho el lema de las Javieradas de este año, que dio nombre a la oración: “Enviados”, se ha elegido en consonancia con el lema de este mes misionero.

Al día siguiente, el domingo 10, durante la celebración de la misa de la Primera Javierada, Mons. Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona y Tudela, invitó a todos los participantes a no dejarse engañar por falsos ídolos, como el dinero, la ambición, y tantos otros. Es Jesucristo, les dijo, el único que da sentido a la vida y es fuente de la libertad y el amor que ansiamos.

El día transcurrió sin incidentes destacables y la vuelta a casa, como siempre, fue para el peregrino comienzo del descanso merecido. Desde la Delegación Diocesana de Misiones y OMP de Pamplona agradecen la colaboración de todos los voluntarios y cuerpos de seguridad y sanidad que hacen posible que este evento, tan navarro, sea un espacio de fiesta compartida y celebrada.