OMPRESS-POLONIA (10-01-18) La Iglesia en Polonia dedica la solemnidad de la Epifanía a un día especial de oración y ayuda a las misiones. Con el lema “Testigos del Evangelio con el poder del Espíritu Santo”, ha sido una oportunidad para conocer la labor que los misioneros polacos desarrollan en el mundo.

Las misioneras y misioneros polacos son 2.032 y están presentes en 97 países de todo el mundo. Desde África, América del Sur y Asia hasta la fría Alaska. Los misioneros, explicaban desde la Conferencia Episcopal Polaca, no sólo proclaman el Evangelio y forman comunidades de fe, sino que también llevan adelante una gran labor de caridad y promoción humana.

“Brindan esperanza y consuelo a las comunidades locales a través de su ayuda desinteresada”, decía un comunicado del Mons. Jerzy Mazur, presidente de la Comisión Episcopal de Misiones polaca. “Dan cobijo y ayudan a quienes sufren. Cuidan a los niños, víctimas de la guerra y el odio. Fomentan el perdón y reconciliación. A veces arriesgan sus propias vidas, en solidaridad con los perseguidos e indefensos”. La jornada ha sido una oportunidad para que los católicos polacos pidan la luz y el poder del Espíritu Santo, en concordancia con el lema de ese día, para que los misioneros guíen a quienes sirven como la estrella de Belén. También se ha solicitado el apoyo económico y material para apoyar las obras de misericordia que muestran el amor al prójimo de cada miembro de la Iglesia.

En esta jornada también se anunció que 24 nuevos misioneros polacos se preparan en breve para partir a la misión. 12 sacerdotes diocesanos, 6 religiosas, 3 seminaristas y 3 laicos.