OMPRESS-SINGAPUR (31-03-20) La Iglesia en Singapur celebrará el próximo año sus 200 años, recordando la llegada a Singapur en 1821 del primer misionero, el padre Imbert, de las Misiones Extranjeras de París, hoy ya santo. Dos años después de que Sir Stamford Raffles fundara Singapur en 1819, este misionero, San Laurent Marie Joseph Imbert, pisaba la isla ciudad dando comienzo a la historia del catolicismo en Singapur. Llegó el 11 de diciembre de 1821 y su vida, dedicada a la misión, culminaría con el martirio el 21 de septiembre de 1839 en Saenamteo, Corea, por negarse a revelar el paradero de otros misioneros extranjeros durante una época de persecución cristiana en el país. Fue canonizado por el Papa Juan Pablo II en Seúl el 6 de mayo de 1984.

La archidiócesis de Singapur ha querido prepararse a la conmemoración de 2021 lanzando una campaña para que todos los católicos aporten sus ideas para celebrar este “cumpleaños”. Mons. William Goh, arzobispo de Singapur, explicaba que este hito histórico sería una oportunidad para unir a los católicos del pasado, el presente y el futuro: “Queremos celebrar con gratitud y acción de gracias lo lejos que hemos llegado. Tenemos que lograr que los católicos de hoy vibren en su fe y evangelicen”. La celebración del bicentenario conllevará toda una serie de actividades e iniciativas a lo largo de un año que culminarán en una gran celebración del bicentenario a finales de 2021.

Se ha formado un comité archidiocesano para planificar las celebraciones, para involucrar a todos los católicos, a todas las parroquias, todos los grupos de la Iglesia. Se ha pedido a todos los fieles que hagan llegar iniciativas y actividades que tengan como eje común el que los fieles sean evangelizadores y misioneros. También se ha pedido que a nivel de parroquia, movimiento o colegio se organicen actividades inspiradas o vinculadas al bicentenario.

Todo ello, claro está, después de que pase la crisis del coronavirus, que en Singapur ya ha causado tres fallecidos y 879 afectados, si bien tiene uno de los porcentajes de recuperados más altos del mundo con 228. No ha sido hasta el pasado viernes cuando el gobierno de Singapur ha endurecido las restricciones. El culto religioso se ha cerrado desde este pasado 26 de marzo hasta el próximo 30 de abril. En la nota, el gobierno expresaba su aprecio por “el apoyo continuo y el compromiso de nuestros líderes religiosos. Debemos continuar trabajando juntos para asegurar que los singapurenses practiquen su vida religiosa de una manera segura y socialmente responsable”.