El cambio de año es tiempo de mirar atrás, pero sobre todo de ver como se presenta el futuro, y hacerlo con esperanza, pues como dice Don Pedro Casaldáliga, “cuánto más difíciles son los tiempos, más fuerte debe ser la esperanza”. Me uno a esa afirmación desde la Amazonía, una región sobre la que se ciernen tiempos difíciles, pero que también será motivo de intensa reflexión dentro de la Iglesia católica en 2019, a través del Sínodo Especial de los Obispos para la Pan Amazonía.

Ese proceso sinodal genera esperanza en la Iglesia y en los pueblos amazónicos, pues tiene como objetivo reflexionar sobre nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral. Me siento llamado a ser altavoz que reproduzca los anhelos de esos pueblos, a escucharles con atención para compartir sus sueños, para mostrar que otro mundo es posible y que la Amazonía y sus pueblos son el mejor ejemplo de eso.

En la convivencia con esos pueblos uno va descubriendo que se puede ser feliz viviendo con sobriedad, descubriendo en la simplicidad de lo cotidiano los elementos que nos permiten disfrutar de lo poco que tenemos y lo mucho que somos, especialmente cuando caminamos juntos, cuando nos unimos en pro de un objetivo común, que es que todos tengan vida en abundancia.

Somos llamados a ser misioneros, que hagan presente a Dios en medio de los pueblos amazónicos, pero al mismo tiempo que descubran las semillas del Verbo, pues no podemos olvidar que en la Amazonía, como en cualquier lugar del Planeta, Dios llegó mucho antes que los misioneros. Somos desafiados a hacernos presentes en medio de la gente desde una actitud de escucha sencilla, callada, que evangeliza no con las palabras y sí con actitudes que expresen lo más profundo del corazón de Dios, que no es otra cosa que su profundo Amor y Misericordia por todos y cada uno, especialmente por aquellos que la sociedad descarta.

¡Feliz Navidad y un 2019 lleno de Vida y Esperanza!

 

Luis Miguel Modino
Misionero en Brasil

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer