OMPRESS-VALENCIA (17-12-19) La Biblioteca Solidaria Misionera ha enviado, desde su puesta en marcha en 2001 en Valencia, un centenar de toneladas de libros a una veintena de países, el último de ellos, República Dominicana, donde serán repartidos más de 62.000 libros entre sus 42 centros penitenciarios para contribuir en el Plan de Humanización de los mismos.

La Biblioteca, que pertenece a la Fundación Padre Juan Schenk, desarrolla su labor gracias a 24 voluntarios, la mayoría jubilados, que el pasado 5 de diciembre, con motivo del Día Internacional del Voluntariado, han participado en una misa oficiada por el obispo auxiliar de Valencia monseñor Esteban Escudero, en el Palacio Arzobispal.

Desde la entidad agradecen “todo el esfuerzo que realizan de forma desinteresada los voluntarios, ya que sin ellos no podríamos desempeñar nuestra labor porque el envío requiere un trabajo previo de clasificación de los libros, tanto en la nave que tenemos en Alaquàs como en la sede de Valencia”, ha explicado el coordinador Francisco Tébar.

El envío de libros donados a todas las cárceles dominicanas es fruto de “un convenio firmado por la Fundación Padre Juan Schenck con los Clubs Rotary de Valencia Feria Mediterráneo, Alameda y Mirador de República Dominicana, avalado por el Consulado de ese país en Valencia”. Dichos Clubs “han colaborado económicamente en el transporte del contenedor, vía marítima, que ha partido esta semana desde Valencia”.

Igualmente, “tenemos en fase ya avanzada un contenedor con destino a Paraguay, a las escuelas de Fe y Alegría, movimiento de educación popular y promoción social vinculado a los Jesuitas; y para el albergue Virgen de la Merced que acoge a 40 ex presos”, según Tébar, que ha añadido que también tienen solicitudes de Venezuela, Honduras y Guatemala.

Los últimos envíos de la Biblioteca Misionera han tenido como destino la Fundación Politécnico La Salle, en Nicaragua, donde fueron transportadas 270 cajas de libros usados, con un peso de cerca de 5 toneladas, para obras sociales y educativas; y 130 cajas con 2,7 toneladas de libros para la diócesis de Carabayllo, en Perú.

Desde la Biblioteca han recordado la necesidad que tienen tanto de voluntarios como de aportaciones económicas, ya que “no contamos con ninguna subvención”, y han destacado que, además, “estas ayudas se pueden desgravar de la declaración de la Renta”. También se puede colaborar cediendo espacios para rastrillos solidarios.

En 2018 la Biblio

teca envió más de 55.000 libros a una veintena de países, la mayoría de América Central y del Sur, pero también de África, como Angola, Camerún y Guinea Ecuatorial, y otros como Albania y Filipinas. Los principales destinatarios son Perú, República Dominicana, Bolivia, Venezuela, Guinea Ecuatorial y Cuba.

La entidad fue creada por amigos del sacerdote valenciano Juan Eduardo Schenk, fallecido en 2001, año en el que la Biblioteca comenzó su andadura con la colaboración del instituto secular Lumen Christi, fundado por él.