OMPRESS-VIETNAM (5-12-17) La Congregación de las Hijas de la Medalla Milagrosa, la única congregación religiosa pensada e ideada para acoger a mujeres vietnamitas de las etnias minoritarias en este país del sudeste asiático, cumplía el pasado 27 de noviembre su 70 aniversario.

Fundadas en 1947 por el obispo de la diócesis de Kon Tum, Mons. Jean Sion Kham, desde el primer momento acogió a jóvenes de minorías étnicas que pudieran llevar la luz del Evangelio a su propia cultura y con su propia lengua.

“La congregación es un claro signo del amor que Dios da a unas mujeres de minorías étnicas para llevar la Buena Nueva a sus propios grupos étnicos”, decía a UCANews, la hermana Imelda Y Biut, superiora de la orden. Añadía que estas mujeres hacen una labor eficaz de evangelización en estas minorías porque comprenden sus lenguas, sus culturas, sus tradiciones y costumbres. Ella misma es de la etnia rongao y explicaba que “una Ya – la palabra para designar a una hermana – enseña a las mujeres el catecismo, la moral cristiana y cómo educar a sus hijos para ser buenos católicos”.

La congregación cuenta con 153 hermanas de ocho minorías étnicas distintas. Sus 32 comunidades están establecidas en Kon Tum y Gia Lai, dos zonas donde las minorías son “mayoría”. En la diócesis de Kon Tum, que cuenta con 323.000 católicos, dos tercios pertenecen a minorías étnicas.

Entre otras tareas, las hermanas cuidan y ofrecen acogida, alimento, cuidados sanitarios y educación a 800 huérfanos y niños discapacitados en seis centros. También intentan por todos sus medios preservar las culturas y tradiciones de estos grupos, que amenazan con desaparecer en una sociedad cada vez más globalizada.