OMPRESS-MADRID (20-04-18) Las Obras Misionales Pontificias de España celebrarán este domingo 22 de abril la Jornada de Vocaciones Nativas, la oportunidad para que todo católico se comprometa en la evangelización con su apoyo a las vocaciones en países de misión.

En España todo comenzó en 1948, hace 70 años, cuando la Obra de San Pedro Apóstol la que impulsa esta jornada, organizó lo que entonces llamó “Día del Clero Nativo”. Desde entonces los católicos españoles no han dejado de aportar su generosidad a través de los donativos a las Vocaciones Nativas, de becas misioneras y de herencias y legados, haciendo herederos suyos a jóvenes vocaciones en países de misión. Esta jornada, que ahora se celebra en todo el mundo, no se empezó a instaurar fuera de España hasta 1954. España aporta cada año entre el 8% y el 10% de la recaudación de todo el mundo. El año pasado fueron un total de 1.656.519,78 euros, el 8,94%.

La Obra de San Pedro Apóstol tiene su origen en 1889, gracias a la iniciativa de dos mujeres seglares francesas, Juana y Estefanía Bigard. El trato con los misioneros de su tierra – eran de Normandía como Santa Teresita de Lisieux, la patrona de las misiones – las convenció de que una comunidad cristiana local no puede convertirse plenamente en Iglesia sin un clero autóctono: obispos, sacerdotes, religiosas y religiosos que dieran valor a la riqueza de las tradiciones locales y predicaran el Evangelio en el ámbito de su misma cultura. Se lanzaron literalmente a “mendigar” fondos para estas vocaciones.

Años más tarde la Iglesia reconoció este esfuerzo elevando las Obra a Pontificia y haciéndola “oficialmente” suya en 1922. Hoy es la institución más grande de la Iglesia en lo que se refiere a apoyo a vocaciones. Envía recursos a 76.917 jóvenes de los territorios de misión y a los 798 seminarios que los acogen y los forman para ser el futuro de la Iglesia misionera.