OMPRESS-KENIA (9-09-20) Un año después del viaje del Papa Francisco a África, a las tres Ms, Mozambique, Madagascar y Mauricio, el SECAM, el Simposio de Conferencias Episcopales de África y Madagascar, invita a seguir luchando por erradicar la violencia y la pobreza, e impulsar la dimensión ecológica.

“Tres palabras resumieron el viaje apostólicos del Papa Francisco: Paz, Esperanza y Reconciliación. De hecho, en Mozambique el lema fue ‘Esperanza, paz y reconciliación’, en Madagascar era: ‘Sembrador de paz y esperanza’ y en Mauricio: ‘Peregrino de la paz’. Son tres palabras que sintetizan el hambre no solo de estos tres países, sino de toda África y sus islas. Por eso, el Papa Francisco llegó a África como mensajero de esperanza, como él mismo dijo: ‘El mensaje cristiano debe ser esperanza para los pueblos de África’. ‘Voy a África como mensajero de paz y reconciliación’”.

La búsqueda de la paz y el rechazo a la guerra debe ser la piedra angular de cualquier actuación en África, recuerda el mensaje de los obispos de África y Madagascar, destacando una frase impactante resume la idea que defiende la Iglesia católica: “todo se pierde con la guerra y todo se gana con la paz”. Sin embargo, a causa de los conflictos que sufre el continente africano, “la gente acaba careciendo de casas para vivir, comida, escuelas para educar, hospitales para atender, iglesias para reunirse en oración y campos para trabajar”, y puesto que la lucha contra la pobreza es el corolario esencial de la búsqueda de la paz, hay que hacer mayores esfuerzos “para luchar contra la corrupción que está arrastrando a la población a una espiral de pobreza de la que es difícil escapar”.

Por otro lado, el esfuerzo colectivo para proteger la “casa común” no debe disociarse de los dos primeros objetivos de restaurar la paz y reducir las desigualdades. Como recordaba en la encíclica Laudato si’ del Papa Francisco, “porque no hay dos crisis distintas: una ambiental y otra social; sino una crisis socioambiental única y compleja”. Los obispos invitan a África a que logre “la unidad entre los tres caminos”. Tres caminos “inseparables para que se haga realidad la esperanza de la verdadera paz, de la reconciliación y del progreso integral de los pueblos africanos y sus islas”.