OMPRESS-FILIPINAS (4-09-20) Redes sociales, parroquias, congregaciones se busca promover una mentalidad positiva en medio de la pandemia, que haya más allá de protocolos de salud, para sacar los “mejor de nosotros mismos”. Con esta iniciativa la Iglesia filipina quiere dar un enfoque que abrace todas las respuestas que la Iglesia da a la pandemia del coronavirus y sus consecuencias.

Con el nombre en tagalo “Yakapin ang Bagong Bukas”, Abraza el nuevo mañana, tiene como objetivo, explicaba el presidente de la Conferencia Episcopal Filipina, Mons. Pablo Virgilio David, promover una “mentalidad positiva”, en lugar de centrarse únicamente en los protocolos sanitarios habituales. “Esto dará cuerpo a los valores del amor, la compasión, la prudencia, la paciencia y un llamamiento a la acción que esté motivado por la santidad y el heroísmo”, explicaba. E invitaba a los fieles filipinos a apoyar la iniciativa y convertir la crisis sanitaria en “una oportunidad que saque lo mejor de nosotros”. Se trata de que el pueblo filipino sea “capaz de responder juntos heroicamente, superar nuestros intereses personales y trascender nuestras diferencias por el bien común”.

Impulsada por tres comisiones de la Conferencia Episcopal Filipina, asistencia sanitaria, comunicación social y juventud, la campaña pide a los filipinos que se aferren a su fe en medio de la crisis “y la conviertan en la principal fuerza que les guíe mientras ‘abrazan el nuevo mañana’”.

Dada la celebración del Año del Ecumenismo, el Diálogo Interreligioso y los Pueblos Indígenas, esta campaña también ha sumado la colaboración intercristiana, interreligiosa e intercultural. Durante el lanzamiento virtual de la misma, entre los aspectos más destacados, tuvo lugar un servicio de oración interreligiosa, con participación de los principales líderes religiosos de todas las confesiones del país, y el tañido simultáneo de las campanas de las iglesias de todo el país durante un minuto para simbolizar el llamamiento a la fe y la unidad.