OMPRESS-ESTADOS UNIDOS (11-03-21) La Secretaría de Estado de Estados Unidos ha entregado, con motivo del Día Internacional de la Mujer, los galardones Women of Courage 2021. Entre las 14 galardonadas de este año ha estado la Misionera Comboniana, Alicia Vacas Moro. Es el 15º año en que se entregan estos reconocimientos “a mujeres de todo el mundo que han demostrado un valor y liderazgo excepcionales en la defensa de la paz, la justicia, los derechos humanos, la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, a menudo con un gran riesgo y sacrificio personal”.

Las mujeres galardonadas, se eligen a partir de nominaciones realizadas por las embajadas y consulados de Estados Unidos en todo el mundo. Desde la creación del premio en 2007, Estados Unidos ha reconocido el “coraje” de 155 mujeres, de más de 75 países.

En el caso de la hermana Alicia Vacas Moro, enfermera titulada, desde la Secretaría de Estado norteamericana, se ha reconocido su labor dirigiendo una clínica médica en Egipto durante ocho años, atendiendo cada día a 150 pacientes de bajos ingresos. Tras mudarse a la localidad de Betania, allí ayudó a una comunidad beduina empobrecida, especialmente a mujeres y niños. Estableció programas de capacitación para mujeres que les brindaban oportunidades económicas que antes no tenían, y estableció jardines de infancia en los campamentos beduinos, proporcionando una base educativa para los niños. En un entorno marcado por el conflicto palestino-israelí, la hermana Alicia también ha prestado ayuda a refugiados y solicitantes de asilo traumatizados, un trabajo que continúa desempeñando a mayor escala en su actual cargo de coordinadora regional de las Hermanas Combonianas en Oriente Medio. Cuando la pandemia de covid-19 azotó el norte de Italia, viajó a Italia para ayudar y tratar a sus hermanas religiosas, sin dejarse intimidar por el peligro extremo para ella.

Las Misioneras Combonianas están presente en la aldea bíblica de Betania, hoy una ciudad de unos 40.000 habitantes, desde 1966. La comunidad de las hermanas vive allí la misma situación de los habitantes de esta ciudad, en su mayoría musulmanes, en un contexto de máxima inestabilidad política y a la sombra del Muro de Seguridad que separa todo y genera una continuada crisis económica y social.

Las hermanas comenzaron al principio con una escuela infantil, una pequeña clínica al servicio de la población de Al-Azareyah, el Lugar de Lázaro, como es llamada en árabe Betania, actividades a favor de la promoción de la mujer, la atención pastoral entre los cristianos del pueblo, así como la recepción de peregrinos. Desarrollaron después el Centro de Espiritualidad Bíblica.

En los últimos años la comunidad ha seguido con este centro, y ha emprendido nuevas actividades, intentando llegar a las poblaciones más afectadas por la situación que atraviesa la región. En colaboración con Caritas Jerusalén, han puesto en marcha proyectos de desarrollo entre los beduinos Jahalin, en el desierto de Judá y de colaboración con organizaciones de derechos humanos locales e internacionales como los Rabinos por los Derechos Humanos y Médicos por los Derechos Humanos-Israel.