OMPRESS-MADRID (28-04-20) Misiones Salesianas y la ONG salesiana Jóvenes y Desarrollo euros envían productos de primera necesidad a doce países de América y África para prevenir y combatir el coronavirus. La emergencia sanitaria por el coronavirus tiene al mundo en alerta, por eso han lanzado la campaña “Lo básico no debería ser un lujo”. “Desde Misiones Salesianas y desde la ONG salesiana Jóvenes y Desarrollo hemos enviado, hasta el momento, más de 200.000 euros a 12 países de América y de África para luchar contra la pandemia: Bolivia, Ecuador, México y República Dominicana, Angola, Costa de Marfil, Etiopía, Mozambique, Nigeria, Togo, Sierra Leona, y Sudán del Sur”, explican estas dos instituciones salesianas.

En muchos países del mundo no solo falta lo esencial que es el alimento; falta también higiene, sostienen. La cruda realidad del Coronavirus en América Latina y en África se convierte en una frase: “¡Tenemos hambre!”. Hay millones de personas que no pueden hacer frente a sus necesidades básicas. El confinamiento obligatorio, está haciendo que las familias no tengan ingresos y que no puedan comprar alimentos. A esto hay que sumar que los precios están subiendo. En estos países, y en los otros 122, los salesianos siguen trabajando, aportando un “granito” de solidaridad.

El acceso al agua y a los productos de higiene es muy difícil. “Una pastilla de jabón, agua y un plato de comida diaria son un lujo para muchas familias de todo el mundo”, explica el director de Misiones Salesianas, el padre José Antonio San Martín. Por ello, ambas organizaciones, junto a otras organizaciones salesianas, trabajan para llevar alimentos a aquellas personas que más lo necesitan y distribuir productos de higiene, porque la falta de comida y de jabón hace que los contagios aumenten. “Los niños y niñas, los migrantes, los refugiados y desplazados y las familias con escasos recursos siempre son una prioridad para nosotros, pero en estos momentos más aún. Por ello, desde Misiones Salesianas, y con el apoyo de Jóvenes y Desarrollo, hemos lanzado la campaña ‘Lo básico no debería ser un lujo’”.