OMPRESS-REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO (10-05-18) Desde 1959 el Centro Olame de Bukavu ha dedicado sus esfuerzos a ayudar a mujeres de esta zona del este de la República Democrática del Congo, que tanto sufren.

Nacido como un centro de animación social y rural de la diócesis de Bukavu, en aquella época, se afrontaba uno de los principales problemas de las mujeres de entonces, la malnutrición de sus hijos y los casos de kwashiorkor – literalmente “el que se desplaza” en una lengua de Ghana – esencialmente una enfermedad causada por la malnutrición. El hijo que estaba siendo amamantado era “desplazado” por el hermano recién nacido.

En estos sesenta años la situación no ha mejorado. Missio Deutschland – las Obras Misionales Pontificias de Alemania – colabora con el Centro Olame. Cuentan cómo, debido a la guerra civil que sufre el este del Congo, miles de mujeres han sufrido verdaderos traumas. Han visto profanados sus cuerpos y, además, son estigmatizadas por sus familias como consecuencia de la violación. En ocasiones se han visto infectadas con Sida y otras enfermedades. Y están los niños fruto de las violaciones, causa de disputas en la familia.

El Centro Olame ayuda en la actualidad a 5.000 mujeres a superar sus traumas y les permite comenzar una vida nueva y digna. La diócesis de Bukavu, con este centro, ha desarrollado un programa que une terapias emocionales y médicas. No obstante, el Sida sigue siendo un tabú, y algunas mujeres se niegan a recibir tratamiento.

Olame lleva además programas como la campaña lanzada en 2016 “Una mujer – un árbol”, para concienciar sobre el cuidado de la naturaleza y el entorno.