OMPRESS-ROMA (07-10-19) Ayer domingo 6 de octubre con la Santa Misa en la Basílica de San Pedro, presidida por el Papa Francisco, se iniciaba la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica. Su lema “Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”.

El Papa Francisco en la homilía de la Misa recordaba que “la Iglesia siempre está en camino, siempre en salida, jamás cerrada en sí misma. Jesús no ha venido a traer la brisa de la tarde, sino el fuego sobre la tierra”. Pero reavivar el don en el fuego del Espíritu, continuaba, es lo contrario de dejar que las cosas sigan su curso sin hacer nada. Que el Espíritu Santo, “que hace nuevas todas las cosas, nos dé su prudencia audaz, inspire nuestro Sínodo para renovar los caminos de la Iglesia en Amazonia, de modo que no se apague el fuego de la misión”.

“El fuego de Dios”, añadía, es el fuego “de amor que ilumina calienta y da vida, no fuego que se extiende y devora. Cuando los pueblos y las culturas se devoran sin amor y sin respeto, no es el fuego de Dios, sino del mundo. Y, sin embargo, cuántas veces el don de Dios no ha sido ofrecido sino impuesto, cuántas veces ha habido colonización en vez de evangelización. Dios nos guarde de la avidez de los nuevos colonialismos”. Porque “el fuego de Dios es calor que atrae y reúne en unidad. Se alimenta con el compartir, no con los beneficios”.

“Tantos hermanos y hermanas en Amazonia han gastado su vida. Permitidme de repetir las palabras de nuestro amado Cardenal Hummes. Cuando él llega a aquellas pequeñas ciudades de Amazonia, va a los cementerios a buscar la tumba de los misioneros. Un gesto de la Iglesia para aquellos que han gastado la vida en Amazonia. Y después, con un poco de astucia, dice al Papa: ‘No se olvide de ellos. Merecen ser canonizados’. Por ellos, por estos que están dando la vida ahora, por aquellos que han gastado la propia vida, con ellos, caminemos juntos”.

En este sínodo participarán 184 padres sinodales: 28 cardenales, 29 arzobispos, 62 obispos Residentes, 7 obispos auxiliares, 27 vicarios apostólicos, 10 obispos Prelados y 21 miembros que no son Obispos, entre diocesanos y religiosos. La mayoría de participantes proceden de las diversas circunscripciones eclesiásticas de la región amazónica.