OMPRESS-NIGERIA (10-06-20) La Conferencia de Obispos Católicos de África Occidental informa de esta tragedia que se une a los cientos y cientos de cristianos asesinados impunemente en Nigeria. Según la información recibida por la Conferencia, hombres armados dispararon y asesinaron al Pastor Emmanuel Saba Bileya y a su esposa, Julianna, mientras trabajaban en su granja en Taraba, al noreste de Nigeria, el 1 de junio. Bileya era pastor en la Iglesia Cristiana Reformada en Nigeria (CRC-N). Él y su esposa dejan a ocho hijos huérfanos. Sus cuerpos fueron enterrados en la localidad de Donga el 5 de junio.

La Fundación Cristiana Hausa calificó los asesinatos de “guerra directa y sistemática contra el cristianismo en Nigeria”. “Pastores, líderes cristianos y seminaristas son secuestrados o asesinados todas las semanas”, añadían.

Este ataque es el último de una ola de violencia contra los cristianos en Nigeria, llevada a cabo por el grupo terrorista Boko Haram, los pastores nómadas Fulani y el grupo terrorista del Estado Islámico en África occidental (ISWAP). A los cristianos se les dispara y se les decapita, se queman sus granjas y sus sacerdotes son secuestrados”.

Los obispos católicos de Nigeria pidieron el pasado Miércoles de Ceniza que todos los fieles se vistieran de negro, para expresar el luto por los muchos secuestrados y asesinados en este país. La archidiócesis de Abuja, una de las ciudades más pobladas de este populoso país, organizó incluso una procesión fúnebre para recordar a las víctimas, con el mensaje claro de que Nigeria no puede seguir así. Pero esta tragedia no parece detenerse. Si en 2019 se superaron los mil asesinados, en los cinco primeros meses, hasta el 15 de mayo, ya se han contabilizado más de 600 cristianos que han perdido la vida por su fe.