OMPRESS-GIZO (12-12-19) La diócesis de Gizo es la más remota de las tres diócesis católicas de las Islas Salomón, un inmenso archipiélago a dos mil kilómetros al noreste de Australia. El archipiélago lo componen 952 islas con una distancia de 1.500 kilómetros desde la isla más occidental a la situada más al este. En la aldea de New Sotiwa hace poco que logró levantarse la nueva Parroquia de los Santos Pedro y Pablo, que se ha convertido en todo un centro de impulso social para esta zona. Fue en el 2007 cuando un terremoto y el tsunami que le siguió destruyeron casi todas las estructuras, empezando por la escuela y la misma iglesia, y llevan más de una década intentando recuperarse de aquella desgracia. En esta comunidad todo el mundo es pescador o cultiva la tierra y aunque pertencen a diversas denominaciones religiosas en la parroquia encuentran ayuda y apoyo en su vida diaria.

Es por eso que han solicitado a la Obra Pontificia de la Infancia Misionera ayuda para la construcción de una guardería que logre que la neumonía y las infecciones estomacales dejen de ser endémicas entre los niños de esta comunidad. Además de cubrir las necesidades médicas de medio centenar de pequeños, permitirá a los padres se les podrá proporcionar una alimentación equilibrada y cuidarles mientras sus padres se ganan la vida saliendo a pescar.

Gracias a la generosidad de tantos niños y de sus familias con la Obra Pontificia de la Infancia Misionera el año pasado se han podido hacer llegar de 18.000 dólares a la diócesis de Gizo para comenzar la construcción de la guardería. Gracias a la generosidad de los “niños que ayudan a otros niños”, una de los ejes de la labor de la Infancia Misionera se sostienen en el mundo cientos de proyectos como el de Gizo, una oportunidad para que los niños aprendan desde pequeños que la fe en Jesús y el amor a los demás van siempre unidos.