OMPRESS-JAVIER (4-12-19) “El día despertó bajo un cielo azul intenso y un fresquito, como dicen los navarros, de dos grados”, así comienza el relato sobre la fiesta de San Francisco Javier, hecho por Manuel Díaz, de la delegación de Misiones de Pamplona. “Mientras esperábamos el minibús algunos buscamos un café y vivimos una anécdota que empezó a dibujar como sería el día. Un señor mayor, al resguardo del calor de un bar del casco viejo, antes de salir a la calle dio media vuelta y dijo en voz alta a los allí presentes: ¿sabéis que hoy es la fiesta de San Francisco Javier? ¡Viva San Francisco Javier! ¡Vivan las misiones! La gente sonrió entre algún tímido ¡viva! Le di un abrazo con la mirada y brindé por un día que ya empezó como debía: ¡Vivan los misioneros, amigo! ¡Vivan!”.

“Al llegar a Javier nos recibieron los hermanos Jesuitas -lo de hermanos no es institucional, es literal- y se preparó todo con el cariño de siempre. La Eucaristía la presidió Mons. Francisco Pérez y nuestro obispo auxiliar D. Juan Antonio Aznárez; junto a ellos el obispo de Punto Fijo, Venezuela, D. Carlos Alfredo Cabezas, el Abad de Leyre, el Delegado de Misiones y OMP en Navarra, los rectores de los seminarios Redemptoris Mater y el Seminario Conciliar San Miguel, el superior de los Jesuitas y un buen número de sacerdotes misioneros

Durante la homilía, D. Francisco nos encomendó a María, Reina de las Misiones, para que “nos ayude a vivir la experiencia cristiana como un regalo para todos los que tendrán relación con nosotros. Y nos invitó a “hacer un canto de alabanza y agradecimiento a los que, por amor a Dios y al género humano, se entregan de por vida a ser misioneros”. Acto seguido se impuso la cruz del envío misionero a 21 hombres y mujeres que ejercerán labores de misioneras durante próximo curso. También se entregaron los Homenajes misioneros 2019. Este año se han entregado a los misioneros que nos están ayudando a la animación misionera en la diócesis –sobre todo durante el Mes Misionero Extraordinario- , a las Misioneras de Cristo Jesús por el 75 aniversario de su fundación, y al Grupo Misionero Xabier que cumple 20 años de su creación. Pero el homenaje más sentido fue hacer memoria de nuestro querido Marcelino Laurenz, fallecido recientemente.

Tras la Eucaristía, asistimos al concierto que ofrece el Gobierno de Navarra en el día del Patrono de Navarra. Este año contamos con la increíble interpretación de la Agrupación Coral de Cámara de Pamplona.

Los veteranos en la participación de este día no fueron muy originales al describir lo vivido y nos dijeron lo de siempre: ¡Esto es increíble!; para los nuevos, como nuestra misionera Anette Simón… bueno, no encontró palabras, así que lo dijo todo con una mirada emocionada y un abrazo que nos inundó de emociones misioneras. Que somos una gran familia no es un tópico, es la única forma veraz de definir a todos los que formamos parte de las Delegaciones de Misiones y OMP. Por cierto, no lo hemos dicho aún, pero estuvisteis todos con nosotros… ¿no lo sentisteis?”