OMPRESS-NIGERIA (26-04-18) Este martes, 24 de abril, se producía un nuevo ataque contra una iglesia en Nigeria, causando 18 muertos. Esta vez los terroristas islámicos eligieron la aldea de Mbalom, en la diócesis de Markudi, en el centro de Nigeria, para descargar su odio contra personas inocentes.

Dos sacerdotes y 16 fieles católicos fueron asesinados en la Iglesia de San Ignacio mientras celebraban un funeral. Un ataque perpetrado por una treintena de hombres armados, que abatieron a sus víctimas a sangre fría. Los tiros han creado una situación de terror en la aldea, haciendo que la mayoría de sus habitantes huyera a las aldeas vecinas.

Según explicaba Vatican News, este tipo de ataques en el noreste de Nigeria son frecuentes desde hace varios años y han provocado miles de muertes y varios secuestros de niñas. El hecho con más repercusión internacional fue el del rapto de más de 200 estudiantes de una escuela de la localidad de Chibok, en 2014.

El gobierno nigeriano de Muhammadu Buhari anunció hace una semana que estaba negociando un alto al fuego con Boko Haram, que en los últimos años ha causado más de 20.000 muertes y cerca de 2 millones de desplazados, después de que se conociese la liberación de más de un centenar de las 113 estudiantes secuestradas en una escuela femenina de secundaria de Dapchi (noreste) en febrero.

Boko Haram, que en las lenguas locales significa “la educación no islámica es pecado”, lucha por imponer un Estado de corte islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.