OMPRESS-MELILLA (17-12-20) El informe analiza el drama de quienes arriesgan su vida para pedir asilo, el problema de considerar criminales a víctimas de trata o las medidas en contexto de pandemia que agravan la situación de las personas migrantes, entre otras siete cuestiones de la frontera sur de Europa.

El informe del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) recoge la labor de acompañamiento a la población migrante y su trabajo de observación de Derechos Humanos que la entidad realiza desde su oficina en Melilla, un enclave singular y relevante dentro de la Frontera Sur española.

“Buscar salida” analiza las consecuencias sociales y jurídicas que el endurecimiento del control migratorio tiene en estas personas.

El informe se estructura en torno a siete cuestiones esenciales para comprender el contexto en frontera: entre ellas, el drama de quienes arriesgan la vida para pedir asilo; la falta de garantías en los procedimientos de devolución; la sentencia del Tribunal Supremo que garantiza el derecho a libre circulación de solicitantes de asilo desde Ceuta y Melilla; el problema de considerar como criminales a víctimas de trata; los dramas de jóvenes que pasan de centros tutelados a situación de calle; la separación familiar por un celo desproporcionado; y las medidas en contexto de pandemia que agravan la situación de las personas migrantes.

El informe continúa y amplía la biblioteca de informes sobre Frontera Sur que SJM publica de forma bianual, documentos que han ido dibujando el camino de la realidad migratoria en Melilla en busca siempre de una política migratoria humana y segura. El anterior Informe Frontera Sur 2018 del Servicio Jesuita a Migrantes: Sacar del Laberinto, que ponía hincapié en la maraña no sólo geográfica y física, sino igualmente administrativa y normativa que viven las personas migrantes y solicitantes de asilo en Melilla.