OMPRESS-CIUDAD REAL (21-11-19) Villarrubia de los Ojos, en Ciudad Real, acogía este pasado sábado el encuentro de la Infancia Misionera de la diócesis, el décimo primero que se celebra, con la asistencia de más de 1.800 niños y 150 voluntarios, especialmente de la localidad de acogida.

Este año el lema fue “Con Jesús a Egipto. Siempre en marcha”, el mismo que el de la próxima Jornada de Infancia Misionera, la segunda entrega del itinerario misionero para los más pequeños “Con Jesús niño a la misión”, con la que Infancia Misionera propone a los niños seguir los años de infancia de Jesús. El año pasado fue Belén, y, este, la huida a Egipto.

El buen tiempo acompañó a la jornada. Y tras, la acogida a los 10:00h y la recogida de la pañoleta con el color asignado de Infancia Misionera (los cinco, de los cinco continentes y del rosario misionero), los niños se dividieron en grupos para participar en cinco talleres: de oración; de testimonio, destacando la persecución de los cristianos; de pruebas en las que conocieron la realidad de los niños refugiados; de familia y, por último, de juegos relacionados con la temática misionera. Durante toda la mañana cada gran grupo, identificado con el color de un continente, recorrió todos y cada uno de estos cinco dinámicos talleres preparados por los Grupos de Animación Misionera y otros colaboradores.

Por la tarde, tras una sobremesa animada por el grupo de Cantajuegos, se celebró la misa que presidió el obispo de Ciudad Real, Mons. Gerardo Melgar. En sus palabras a los niños relacionó la actividad con la jornada de los pobres que se celebró el pasado domingo, insistiendo en cómo los niños son los más perjudicados en las situaciones de pobreza y de guerra. Animó a todos a ser acogedores con aquellos niños que llegan de otros lugares, con la actitud de acogida que debe tener todo cristiano.

La Celebración Eucarística, que ponía fin a la jornada, fue también el momento de tomar conciencia de ser pequeños misioneros que parten “Con Jesús niño a la misión”.