OMPRESS-CÁCERES (07-03-18) El pasado sábado tuvo lugar en Malpartida de Cáceres el Día del Misionero Extremeño con la participación de unas 300 personas de las diócesis de Mérida-Badajoz, Plasencia y Coria-Cáceres. Es una tradición que lleva celebrándose 22 años, y que aúna a las tres diócesis extremeñas, que se turnan a la hora de acoger esta celebración. Este año era el turno de Coria-Cáceres, tras la celebración en Hervás del año pasado, cuando la anfitriona fue la diócesis de Plasencia. Siempre, en un santuario extremeño de profundo arraigo religioso y misionero, como es el caso de la Ermita de San Isidro de Malpartida de Cáceres.

Fue una jornada especial para pedir una oración especial por los misioneros repartidos por todo el mundo, en especial por los misioneros extremeños, los homenajeados en el día por su vida de entrega a la misión. Los participantes fueron acogidos, en una mañana muy lluviosa y fría, con un café y una gran variedad de dulces típicos.

Francisco José González, delegado de Misiones de Coria-Cáceres, fue el encargado de presentar la jornada, que se inició con una presentación de bellas imágenes de la localidad que les acogía, Malpartida de Cáceres, representativas de su paisaje, cultura y folclore. A continuación, comenzó el Vía Crucis con testimonios de misioneros y escenificación de algunas estaciones por el grupo “Siembra”, de la misma Malpartida de Cáceres. Mons. Francisco Cerro Chaves presidió la celebración de la Eucaristía al terminar la mañana.

La jornada, que finalizó con la actuación del grupo de folclore local y del humorista Franquete, fue un momento de convivencia, de oración, de reflexión y de acción de gracias.