OMPRESS-SINGAPUR (15-12-20) Este domingo se abría oficialmente desde la catedral de Singapur el año jubilar por los dos siglos de la llegada del misionero Laurent Imbert el 11 de diciembre de 1821, celebrando la primera misa en la isla de Singapur. El padre Imbert, declarado mártir y santo, sería martirizado años después siendo misionero en Corea.

El arzobispo de Singapur, Mons. William Goh, inauguraba las celebraciones que se prolongarán durante un año, con la misa del domingo online para todos los católicos de Singapur, el lanzamiento de un sitio web para el jubileo y la proyección de un documental sobre el impacto social de la Iglesia Católica en Singapur. El 11 de diciembre de 2021, se concluirán estas celebraciones con una misa simultánea en las 32 parroquias de Singapur. El tema del año jubilar es “Ignite and shine with faith” (Arder y brillar con fe) en consonancia con la visión pastoral de la Archidiócesis de Singapur de crear una Iglesia más vibrante, evangelizadora y misionera. Los eventos se centrarán en renovar la fe de la comunidad católica a través de cuatro aspectos: profundizar, discernir, testificar y celebrar.

A nivel parroquial, las parroquias y comunidades van a organizar actividades espirituales y comunitarias para profundizar en la fe. Habrá conferencias, charlas y eventos sobre varios aspectos del catolicismo y su impacto en Singapur, con temas que incluyen educación, ética empresarial, responsabilidad social, servicio a los pobres, fortaleciendo las relaciones familiares y el diálogo interreligioso. El 25 de diciembre se llevará a cabo un concierto virtual de Navidad. El punto culminante de las celebraciones de un año será un festival de ocho días del 4 al 11 de diciembre de 2021. La mayoría de las actividades se desarrollarán en cuatro lugares católicos de referencia de la isla: la Catedral del Buen Pastor, la Iglesia de los Santos Pedro y Pablo, la Iglesia de San José y el Centro Católico. Entre otras actividades previstas está una exposición de pintura cristiana, además de otra exposición que recorra, a través de diversos objetos, los 200 años de patrimonio y cultura católica en Singapur.

En la oración elaborada para este jubileo se dice: “Nuestros misioneros fundadores dejaron su hogar y su país para pudiéramos recibir en Singapur la Buena Nueva y tu amorosa salvación. Gracias por este don de fe y por todos aquellos que trabajaron para mantenerla viva y ardiente estos doscientos años”.