OMPRESS-CAMERÚN (29-10-19) Como parte de las actividades de clausura del Mes Misionero Extraordinario en la diócesis de Edea, Camerún, el obispo de la misma, Mons. Jean Bosco Ntep, ha invitado al nuncio del Papa en el país, Mons. Julio Murat a recorrer esta diócesis costera, una de las primeras zonas del país en recibir el Evangelio.

Del 24 al 27 de este mes ha podido conocer la realidad diocesana y pastoral. Uno de los lugares emblemáticos de la diócesis es Andreasberg, símbolo de la presencia de los primeros misioneros en Camerún. Eran alemanes de la Congregación del Apostolado Católico, los conocidos palotinos, y fundaron Andreasberg en 1911, hoy conocida como Parroquia de San Andrés. Edificada en la cima de una montaña, la Iglesia de la misión de Andreasberg fue la tercera en construirse en Camerún.  También visitó la más antigua construcción de la diócesis y la más nueva, la Catedral del Sagrado Corazón, en Banda, construida en 1891 y la Parroquia de San Daniel en Edea, en el 2018. Lo más destacado de este cierre del Mes Misionero Extraordinario en Edea ha sido las ordenaciones sacerdotales en la Catedral de Banda. Este pasado 26 de octubre fue ordenado un diácono y cinco sacerdotes.

Como explicó el actual párroco de Andreasberg, el padre Bell Bell, “el Mes Misionero tiene como objetivo rendir homenaje a la obra de evangelización realizada por los primeros misioneros”, pero se trata de “una misión que hay que continuar”.

Cubre un área de aproximadamente 12.600 kilómetros cuadrados para una población estimada de casi 300.000 habitantes, de los que 193.722 católicos. La diócesis cuenta con 37 parroquias repartidas y tiene 107 sacerdotes y 5 diáconos. Además hay 44 religiosas que trabajan en el campo pastoral junto a un dinámico equipo de nada menos que 511 catequistas. La diócesis lleva adelante muchas obras de educación, sanitarias y de apoyo al empleo, sobre todo juvenil.