OMPRESS-MADRID (26-02-18) La semana misionera “la alegría de la misión en una parroquia” ha dado inicio este domingo 25 de febrero, en la Parroquia de la Crucifixión del Señor de Madrid.

Primero ha habido un encuentro con los niños de catequesis y sus padres hablando de la misión: qué es un misionero y que actividad realiza, cuál es su motivación y cómo se concreta el Anuncio alegre del Evangelio en un país como Chad.

Después Mons. José Cobo Cano, obispo auxiliar de Madrid, recientemente consagrado en la Catedral de la Almudena, ha presidido la Eucaristía dominical en medio de los numerosos parroquianos. La celebración marcada por una honda fe y gran alegría ha reunido a pequeños y mayores, en una sinfonía de fe y apertura.

Al terminar la Eucaristía, Mons. Cobo nos ha dado una charla para dar sentido a la dimensión alegre y misionera de la comunidad. Los tiempos en que vivimos, como señala Papa Francisco, nos marcan un cambio de época que ha resumido en lo que estamos llamados a vivir para transmitir la experiencia de Cristo: construir comunidad, ofrecer espiritualidad y dispensar misericordia.

Al final de todo, ha habido un encuentro fraterno en la Casa de Acogida de Cáritas San Agustín y Santa Mónica. Un lugar y un momento en el que se ha podido tocar con mano la belleza del amor de Cristo en personas concretas. Una comida que ha dado sentido a la celebración y a las palabras escuchadas anteriormente: vivir en misión, al estilo de Cristo y preocupado por el otro, explican desde la parroquia.

La semana continuará con varios actos dedicados a otros continentes: Asia, África, Europa, América, con charlas para jóvenes que son invitados a vivir un verano misión, para el grupo misionero, para dar sentido profundo a la parroquia y a través de la experiencia de misioneros y misioneras revitalizar la misión Ad Gentes.