OMPRESS-VITORIA (31-01-20) La jornada de Infancia Misionera está proponiendo, en un ciclo de cuatro años, distintos momentos de la infancia de Jesús. Este año nos presenta trabajar la huida de Jesús a Egipto. La Delegación de Misiones de Vitoria está aprovechando este tema para llevar a los centros de enseñanza y los grupos de catequesis, la historia de Tembwa a través de un guiñol de marionetas. Hasta el momento, cuentan desde la delegación, han llevado esta historia a cuatro centros escolares con alumnado de primer ciclo de primaria y a tres grupos de catequesis. En los próximos días la llevarán a otros tres centros escolares más.

Tembwa es una niña de un país africano (no se sabe cuál) que se ve obligada a huir de su país con su madre hasta llegar al municipio alavés de Agurain. Por el camino, que dura muchos meses, pasa por muchos problemas, incluso tienen que cruzar el mar. Finalmente llegan a Agurain, donde Tembwa y su mamá tienen una vida mejor, aunque todavía tengan algunos problemas.

Al igual que Jesús tuvo que huir y ser refugiado en otro país para ponerse a salvo, hoy en día, millones de personas se ven en la misma situación de tener que dejar sus casas para salvar la vida. El transmitir estos valores a través de las marionetas supone un esfuerzo, pero al mismo tiempo una garantía de que el mensaje está llegando a los destinatarios, niñas y niños. Testigos mudos de una realidad que no entienden del todo, pero sí lo suficiente como para saber que no se están haciendo las cosas correctamente.

En la mirada de toda persona que se ve forzada a huir de su tierra, está el rostro de Dios, que también fue refugiado. ¿Seremos capaces de abrirles el corazón y acogerles? Desde la delegación agracen al sacerdote y misionero alavés Benjamín Respaldiza el haber hecho este cuento que ha servido de base para el guiñol de Tembwa.