OMPRESS-ROMA (13-03-18) Este domingo concluía en Roma el Congreso nacional de Missio Ragazzi, Infancia Misionera en Italia, que ha contado con la participación de 60 responsables llegados de diversas partes de Italia y reunidos en la Ciudad Eterna desde el viernes.

Se ha contado con la presencia de Mons. Nunzio Galantino, Secretario General de la Conferencia Episcopal Italiana, que presidía la misa conclusiva. En su intervención en la asamblea se le preguntaba por las grandes dificultades que se plantean a la hora de sensibilidad a las comunidades locales con la misión: “Nunca como en este momento – respondía – gracias a la atención del papa Juan Pablo II y del papa Benedicto XVI, la Iglesia del papa Francisco ha hablado de dimensión misionera. Y, sin embargo, nunca como este momento la sensibilidad misionera en nuestras realidades particulares ha mostrado también límites. Hay una mentalidad de Iglesia un tanto demasiado referencial: lo que no hace nuestro pequeño grupo, nuestra pequeña comunidad, nos interesa poco. Cuesta pensar como comunidad más amplia, y sin embargo el papa Francisco en la Evangelii Gaudium repite con frecuencia que la Iglesia no es para sí misma sino para los demás. La dimensión misionera debería animarnos siempre y en todas partes”.

El padre Mario Vincoli, responsable de Missio Ragazzi, concluía, en la intervención final del convenio, que una cosa es el contenido de la programación pastoral y otra cosa es el estilo de la misma. Es decir, “Missio debe decirles a las diversas realidades eclesiales locales: Programaos como queráis, pero elegid un paradigma misionero, comprometeos por una pastoral en clave misionera”.