OMPRESS-ANTILLAS (8-05-20) Este domingo, en el Día de la Madre, la Conferencia Episcopal de la Antillas consagrará a sus pueblos, en las numerosas islas del Caribe y otros territorios, al cuidado de la Madre de Dios. Así, este domingo, 10 de mayo, los 19 obispos, que conforman esta conferencia episcopal multinacional, “pedimos a todos nuestros sacerdotes que se unan en la celebración de la Misa, y en la utilización de los media en este acto de consagración”. Los obispos también se dirigen a los fieles y, en preparación a esta consagración, les piden “que recen el rosario en familia diariamente”. También se pide que se recite la antigua oración mariana Sub tuum praesidium, la tradicional oración “Bajo tu amparo”.

Así las Iglesias “del Caribe” consagrarán sus diócesis a la Virgen, Madre de la Iglesia y Auxilio de los Enfermos. Este año, en el mes de mayo consagrado a María, los obispos caribeños implorarán la intercesión por todo su pueblo, pero en especial por el personal sanitario y las personas vulnerables, e implorarán “sabiduría para quienes tienen la responsabilidad de liderar nuestras naciones a través de la pandemia del covid-19”.

“En tiempos de desafíos y dificultades”, explican en una nota, “nos dirigimos instintivamente al cuidado maternal de Nuestra Bendita Madre pidiendo su intercesión y ayuda para que podamos vivir en estos días como Cristo nos pide. Ella fue la primera en consagrarse a Dios con un completo sí a la voluntad del Padre. A través de esta consagración, rezamos para adecuar, como ella, nuestros corazones y voluntades a la voluntad del Padre, y para convertirnos en una imagen más perfecta de su Hijo Jesucristo. Una manifestación más perfecta de misericordia en nuestras tierras y un testimonio más perfecto de amor y unidad en este tiempo de adversidad”.

Esta conferencia episcopal atípica, por no reunir a obispos de una misma nación, acoge a diecinueve diócesis y dos misiones independientes que comprenden trece países, tres departamentos de Francia, dos territorios del Reino de los Países Bajos y seis colonias británicas. Lógicamente ni siquiera tiene una lengua común. Se habla inglés, francés y holandés, pero también otros idiomas nativos de algunos de los territorios. Aunque lleva el nombre de Antillas, porque la mayoría de las diócesis se encuentran en las llamadas Antillas Menores, también están incluidos en esta Conferencia Episcopal Guyana, Surinam y Guyana Francesa, en el norte de Sudamérica, y Belice, en América Central. Lo que une esta diversidad es el anuncio del Evangelio, en contextos y situaciones muy parecidas. Son territorios de misión y reciben el apoyo de las Obras Misionales Pontificias con sumas fijas anuales para su sostenimiento, además de apoyo a proyectos que soliciten.