OMPRESS-ROMA (04-10-19) Hoy, en la fiesta de San Francisco de Asís, se llevará a cabo una celebración en los Jardines del Vaticano en presencia del Papa Francisco durante la que se plantará un árbol, una encina de Asís, como un gesto visible de una ecología integral. El evento incluirá una oración por la consagración del Sínodo a la intercesión de San Francisco.

La celebración y el fuerte gesto simbólico del árbol de Asís que se plantará en el corazón de la Iglesia universal será una oportunidad para “comunicar la importancia del Tiempo de la Creación”. Es el primer gesto visible del Papa Francisco después de su invitación a la Iglesia Mundial para celebrar este “período de oración y acción más intensa en beneficio del hogar común”, y para “comunicar la importancia del Sínodo del Amazonas y proponer a San Francisco como modelo y guía para el proceso sinodal”. El evento para esto incluirá una oración de consagración del Sínodo a la intercesión de San Francisco, para que este proceso constituya un paso fructífero para discernir nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral en esta región crítica como la Amazonía. La iniciativa, que prevé la participación de los líderes indígenas y la Iglesia, tendrá lugar en los Jardines del Vaticano a las 12:30h.

La fiesta de San Francisco de Asís este año tiene una importancia especial. De hecho, se produce la concomitancia de varias fechas simbólicas. Se lleva a cabo solo dos días antes del Sínodo de la Amazonía, el primer sínodo sobre el tema de la ecología integral. La fiesta de San Francisco cierra el Tiempo de la Creación, la celebración anual que tiene lugar entre el 1 de septiembre y el 4 de octubre, que por primera vez fue oficialmente proclamada por el Papa Francisco para la Iglesia Católica. Finalmente, sucede justo antes de la celebración del 40 aniversario de la proclamación de San Francisco como el patrón de la ecología (29 de noviembre) por San Juan Pablo II.

El Papa Francisco ya plantó un árbol en los Jardines del Vaticano el 8 de junio de 2014 con motivo de la reunión que promovió por la paz en el Medio Oriente, en la que con los presidentes israelíes Shimon Peres y el palestino Abu Mazen también participó el patriarca de Constantinopla Bartolomé I.