OMPRESS-BOLIVIA (13-02-18) “Las Iglesias particulares de las Américas, desde Aparecida, están comprometidas con la Misión de anunciar la Buena Noticia de Jesucristo en la desafiante realidad social de nuestro Continente”, así comienza el texto de la convocatoria oficial del V Congreso Americano Misionero. Será del 10 al 14 de julio de 2018 en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Su lema, “América en Misión, el Evangelio es Alegría”.

Este congreso es el décimo de una serie que comenzó en 1977, cuando se tuvo el primero en México. Desde entonces, estos encuentros han sido un verdadero acicate misionero para la Iglesia en América. Cada cuatro años y en un país diferente se han ido desarrollando estos congresos conocidos por sus siglas COMLA. Cuando en Argentina, en 1999, se sumaron Estados Unidos y Canadá, se añadieron las nuevas siglas de CAM, Congreso Americano Misionero, integrando a estas dos naciones. Este congreso de Bolivia será el quinto que reúne a toda América.

El último congreso tuvo lugar en Maracaibo, Venezuela, en el 2013. Durante estos años se ha preparado el de Bolivia con diversos actos y símbolos. El Papa Francisco, en su viaje apostólico a Bolivia en 2015, bendijo la Cruz de la Evangelización, el símbolo de este Congreso. Una réplica de la cruz que estaba en el centro de la plaza de una de las famosas reducciones jesuitas, la de San Javier.

Durante la visita apostólica del Papa a Bolivia, se entregó una réplica de esta cruz a cada director nacional de las Obras Misionales Pontificias en América, una réplica de la cruz. Cada una con una reliquia de la Beata Nazaria Ignacia March Mesa, una misionera y fundadora. En ella se integra media América: nacida en España, trasladada de pequeña con su familia emigrante a México, fundadora de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia en Bolivia, y fallecida en Buenos Aires, Argentina.