OMPRESS-CÓRDOBA (1-12-17) El pasado miércoles, 29 de noviembre, sacerdotes y laicos interesados en participar en la experiencia misionera de un mes este próximo verano, en la misión diocesana de Picota, Perú, asistieron a una primera reunión informativa.

En esta primera reunión, que se celebró en la Delegación Diocesana de Misiones de Córdoba, estuvo presente D. Francisco Granados. Este sacerdote diocesano de Córdoba está actualmente al frente de esta misión, junto a D. Francisco Delgado. Señaló que su tarea es anunciar la Alegría del Evangelio a sus 130 comunidades, la mayor parte de ellas dispersas por la selva. Hay mucha sed de Dios y es una gran ayuda la de aquellos que dedican sus vacaciones a la misión para llegar a lugares donde apenas han oído hablar de Dios.

Este próximo verano es probable que parte de la misión sea visitar los hogares de barrios que se han formado recientemente en Picota por personas venidas de la selva.

También, en esta reunión ha estado presente un nuevo grupo de jóvenes de la Parroquia de Cristo Rey de Córdoba, que del 9 al 30 de julio realizará por segundo año la experiencia misionera en Picota.

El encuentro finalizó con la celebración de la Eucaristía. D. Leopoldo Rivero, coordinador de esta experiencia misionera en Picota, convocó una segunda reunión para el próximo 17 de enero.

Desde hace varios años, la diócesis de Córdoba se encuentra vinculada a tierras peruanas, concretamente, a la misión de Picota, donde dos sacerdotes cordobeses y varias religiosas, de la Congregación de las Obreras del Corazón de Jesús, llevan a cabo una gran actividad pastoral y humanitaria.