OMPRESS-MONGOLIA (24-02-20) La hermana Esperanza Becerra cuenta que se han suspendido las celebraciones por el Año Nuevo lunar. El Año Nuevo mongol, el Tsagaan Sar, cae en el día de hoy, 24 de febrero. Se celebra dos meses después de la primera luna nueva tras el solsticio de invierno. Se trata de la fiesta más importante en el calendario de Mongolia, la que se celebra no sólo en familia sino también por las calles. Es tan importante que los católicos, aunque sean una pequeña minoría, están dispensados del ayuno del inicio de la Cuaresma.

Ha sido la Comisión para el Estado de Emergencia del gobierno mongol la que ha obligado a suspender todas las fiestas del comienzo de año, el Año de la Rata, que al contrario, que en Occidente, en los países del Extremo Oriente, tiene fama de inteligencia y astucia. El motivo es el coronavirus que hace que Mongolia – donde no ha habido ni un solo caso de afectados por la enfermedad – se considere un país de riesgo, por su vecindad con China.

La hermana Esperanza, Misionera de la Consolata, cuenta que ya en enero se comenzaron a prohibir las reuniones públicas y que se cerró la frontera con China y, ahora, la fiesta del Año Nuevo “se celebrará en familia… en cada casa… sin compartir”. Esperanza lleva casi una década en Mongolia y ha vivido desde dentro las tradiciones mongolas. Cuenta que los fieles católicos de Mongolia agradecen el gesto de inculturación de la Iglesia, acogiendo una fiesta tradicional que celebra que todo nace de nuevo, como en Jesús, en Él se renuevan todas las cosas.