OMPRESS-INDIA (12-05-20) Un brote de peste porcina africana mata a miles de cerdos en las granjas del estado indio de Assam, golpeando la economía rural y eliminando la carne de cerdo del menú de esta región del noreste de la India, con una fuerte presencia cristiana. El gobierno de Assam prohibía la venta y distribución de carne de cerdo en este estado desde la última semana de abril, tras confirmar la extensión de esta enfermedad tan temida por los ganaderos. En quince días, al menos 3.000 cerdos habían muerto de fiebre en los seis distritos que conforman Assam.

Desgraciadamente, como con el coronavirus, no hay vacuna contra esta enfermedad de los cerdos. La peste porcina es diferente de la gripe porcina, según la Organización Mundial de Sanidad Animal. La gripe porcina puede propagarse de los animales a los humanos, pero la peste porcina no lo hace y, por lo tanto, no representa una amenaza para la salud pública. Sin embargo, se ha aconsejado precaución, tras el Covid-19, supuestamente causado por un coronavirus de origen animal, propagado en un mercado de Wuhan.

El plan del gobierno indio de sacrificar los animales, para controlar la propagación de la enfermedad amenaza con empobrecer a cientos de campesinos, que dependen de la cría de cerdos para ganarse la vida. La peste porcina africana, que afecta tanto a los cerdos domésticos como a los salvajes, puede propagarse a través de cerdos vivos o muertos, así como a través de productos derivados. Su transmisión se produce también a través de objetos como zapatos, ropa, cuchillos y otros equipos. El virus puede propagarse a otras granjas a través de las aves e incluso con los vehículos que transportan forraje.

Mons. Thomas Pulloppillil, obispo de la diócesis de Bongaigaon, en Assam, explicaba a la agencia católica UCA News que la peste porcina ha sido “un duro golpe para la economía rural de Assam y otros estados del noreste”. El cerdo es un manjar importante en los siete estados del noreste de Assam, Arunachal Pradesh, Manipur, Meghalaya, Mizoram, Nagaland y Tripura. Los cristianos tribales son mayoría en cuatro estados: Arunachal Pradesh, Meghalaya, Mizoram y Nagaland. La prohibición de venta de la carne de cerdo ya ha afectado a los campesinos. “No estamos seguros del alcance de los daños y las pérdidas económicas, ya que no podemos comunicarnos con ellos debido a la cuarentena”, explicaba Mons. Pulloppillil, pero lo que es cierto es que “los campesinos pobres, que ya están sufriendo la peor parte con el covid-19, sufrirán aún más. Casi todas las familias en las aldeas crían cerdos para su sustento”. Allen Brooks, portavoz del Foro Cristiano de Assam, decía que la “peste porcina podría significar una catástrofe entre los pobres” en el noreste si los gobiernos no la controlan. Los cerdos juegan un papel fundamental en algunas culturas indígenas de la región, dijo Brooks a UCA News. “La costumbre de regalar dos o tres cerdos en las bodas, especialmente el novio a la novia, todavía prevalece”, explicaba.