OMPRESS-MALAWI (17-02-21) Es lo que defienden las Hermanas Teresianas de Likuni, cerca de Lilongwe, en Malawi, en las dos escuelas, una primaria y secundaria, gracias a las que decenas de niñas pueden tener un futuro. Las Hermanas Teresianas de Lilongwe es una congregación nacida en 1984 en este país africano, inspirada en la Patrona de las Misiones, Santa Teresa del Niño Jesús. Esta congregación local tomó el relevo a los misioneros. El colegio, La escuela fue fundada por los Padres Blancos en 1963 y, desde entonces, ha logrado maravillas dando oportunidades a niñas que venían de entornos de mucha pobreza.

La Likuni Girl’s School acoge a 600 estudiantes de todo el país. La escuela también cuenta con una impresionante lista de ex alumnos, incluida la Primera Dama de Malawi, Monica Chakwera y Mary Shawa, al frente del Ministerio de la Mujer, con refugiadas ruandesas, que llegaron sin nada, y ahora son profesionales de primer nivel. De hecho, según sus notas, los resultados educativos de las estudiantes son de los mejores de Malawi, lo que da la impresión de tratarse de una escuela para élites adineradas, algo que no podría estar más alejado de la realidad. Procedentes de entornos rurales y empobrecidos, muchas de las alumnas reciben ayudas de las Obras Misionales Pontificias.

“Tenemos chicas de todo el país y nuestra tasa de aprobados es del 100%”, dice la hermana Mary, la directora. Todo el mundo contribuye, sobre todo las familias, pero la hermana agradece a las Obras Misionales Pontificias la ayuda para las niñas más pobres: “Nuestras estudiantes provienen de zonas muy rurales y les resulta muy difícil pagar sus tasas. El gobierno paga solo a los profesores”, pero hay que pagar todo lo demás, entre otras cosas la comida, porque las alumnas provienen de todo el país.

“Estamos preparando a las niñas, pero también al país en su conjunto”, dice la hermana Mary, convencida de que es la mejor manera de que el desarrollo llegue a Malawi. Por eso: “Muchas gracias, Obras Misionales Pontificias, por esta ayuda”.