OMPRESS-PANAMÁ (14-05-20) Así se llama la campaña solidaria puesta en marcha por la Federación de colegios Fe y Alegría de la Provincia Centroamericana, como parte de las acciones de acompañamiento educativo y la ayuda psicológica a sus numerosos estudiantes. Fe y Alegría nació en Venezuela hace 55 años, por inspiración del jesuita padre José María Vélaz, y ha extendido sus servicios de educación y promoción social a Argentina, Chile, Brasil, Bolivia, Colombia, Chad (África), Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Haití, Honduras, Italia, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela, con una propuesta de Educación de Calidad para los sectores excluidos y empobrecidos de la sociedad.

El padre jesuita Miguel Cortés, coordinador de Fe y Alegría en Centroamérica explicaba, en una entrevista, cómo la emergencia ante la pandemia los ha obligado a transformarse para que la población más vulnerable continúe con su proceso educativo. “Desde Fe y Alegría estamos en un proceso de cambio, de repensarnos cómo llevar una educación de calidad a los últimos rincones del país, a esas comunidades refundidas y alejadas en las que se encuentran realmente los más vulnerables. Niños y niñas con situación de pobreza extrema con más faltas de oportunidades”.

Solo el 17.2 % de los estudiantes de Fe y Alegría cuentan con servicio de internet. Los estudiantes rurales parten de una situación de desventaja y son ellos los que forman la mayoría del alumnado en los Centros de Fe y Alegría en Honduras, Guatemala, Nicaragua, Panamá, El Salvador y Costa Rica.

Para afrontar los desafíos de la situación actual, en Fe y Alegría se han organizado en varias áreas como el acompañamiento psicosocial y pedagógico, la elaboración de guías de aprendizaje, la entrega de alimentos, la implementación de la biblioterapia, la difusión de cortos para radio y televisión, y la difusión de contenidos diversos para las redes sociales.

Se han elaborado, por ejemplo, guías de aprendizaje, diseñadas para desarrollar habilidades y destrezas lingüísticas, de pensamiento creativo, crítico, lógico, reflexivo y de resolución de problemas, para hacerlas llegar a más de 16 alumnos. Para aquellos que cuentan con conexión a internet, se ha habilitado en la página de Facebook de Fe y Alegría un espacio para descargar las guías de aprendizaje, hojas de trabajo, lecturas, vídeos… Se han creado grupos de Whatsapp para que los docentes puedan compartir las guías de autoaprendizaje, lecturas y videos a los estudiantes, madres y padres de familia. Para la población que solo cuenta con un teléfono; los docentes y estudiantes líderes se han comunicado con ellos para socializar el trabajo a realizar; se han colocado rótulos en algunas escuelas con el número telefónico al cual pueden comunicarse. Para los estudiantes que no cuentan con internet ni teléfono, pero tienen radio y televisión, se les han hecho llegar fotocopias de las guías de autoaprendizaje para los padres y madres de familia; mientras que algunos docentes se han visto en la necesidad de acudir a las casas de los estudiantes en situación más precaria.

“Estos tiempos de Covid son una gran oportunidad de repensar la educación, especialmente para los sectores más desfavorecidos, pues estamos en una condición de vulnerabilidad que cuestiona los esquemas prefijados de educación clásica, tradicional de educación formal”, destacaba el padre Cortés.