OMPRESS-CHILE (20-02-18) Las Iglesias de Quinchilca, Purulón y Panguipulli, en la provincia de Valdivia, Chile, se convirtieron en escenarios para la música los días 19 y 31 de enero y finalmente, el 8 de Febrero, jornada en que se vivió el cierre de la IV Ruta Musical de las Misiones.

Se trata de una actividad organizada por la Pontificia Universidad Católica de Chile, en una iniciativa, la Ruta Musical de las Misiones en la Araucanía, que busca contribuir al conocimiento, valoración y conservación del legado cultural y patrimonial surgido en el contexto de la red de misiones fundadas en el territorio que, desde 1849, conformó la Prefectura Apostólica de La Araucanía.

Como explican los organizadores, desde la llegada de los conquistadores españoles, misioneros jesuitas, franciscanos y capuchinos levantaron en el sur Chile una red de estaciones misionales para la evangelización del pueblo mapuche. La llamada Misión de la Araucanía abarcaba el territorio que iba entre los poblados de Padre Las Casas por el norte y Rahue por el sur. Si bien su función original fue estrictamente religiosa, con el tiempo esta se convirtió asimismo en un espacio de encuentro intercultural único, entre el misionero y el mapuche, con sus propias dinámicas sociales, complejas por su riqueza, muchas veces controvertidas y en constante evolución.

La IV versión de la Ruta Musical de las Misiones culminó con su serie de conciertos en iglesias de las regiones de Los Ríos y Los Lagos. Músicos y bailarines de diversas generaciones se reunieron en una serie de veladas orientadas a rescatar el legado patrimonial de la red de misiones que surgió en la zona que fuera territorio de La Araucanía. La cantautora Magdalena Matthey, la Orquesta Sinfónica de Panguipulli, el grupo mapuche Meli Kvrvf, la camerata de cuerdas Papageno y el grupo folclórico Killenko, fueron algunos de los participantes.