OMPRESS-BUENOS AIRES (31-01-20) Desde el pasado 20 de enero hasta mañana sábado se ha desarrollado en la sede nacional de las Obras Misionales Pontificias en Argentina el 38º Curso de Misionología, con 60 participantes. El padre Jerzy Marian Faliszek SVD, director nacional de las OMP en Argentina señalaba que es curso brinda “”un espacio de reflexión, formación y experiencia misionera, intentando suscitar y acrecentar el espíritu misionero y acompañando los procesos formativos mediante una pedagogía adaptada a ellos que evidencie la dimensión misionera universal y misionera de la fe en Cristo y de la Iglesia, así como la responsabilidad misionera de cada bautizado”. Su fin no es otro que la creación de centros de formación misionera diocesanos, como los que ya existen en las ciudades de Formosa y Rosario.

El curso se ha ofrecido a los agentes de pastoral de la Argentina y de otros países que deseen profundizar en su compromiso como discípulos misioneros de Jesús al servicio de la Iglesia. En esta edición se han sumado a los participantes argentinos, representantes de Chile, Burundi y Nigeria.

Entre las materias que se cursan se encuentran: Dimensión Misionera de la Liturgia: (Pbro. Lic. Edmundo Molina CSSR), Panorama Actual de la Misión (Lic. Luis Pérez Bahamonde) Formación del Discípulo Misionero: (Yolimar Ramírez), Espiritualidad Misionera: (Hna. Nélida Crivelli, Fundamentos Teológicos de la Misión: (Hno. Fernando Kuhn CMF) Planificación Pastoral: (Lic. Martín Olszanowski).

Según detalló la licenciada Victorina Ramos, coordinadora del Centro de Misionología San Juan Pablo II, “es un tiempo de dar gracias por la riqueza en la presencia de distintas comunidades que representan cada región del país. El deseo es que vivan plenamente los espacios de reflexión, formación, oración para que retroalimentados regresen a sus comunidades y compartan lo adquirido para seguir creciendo”.

Las Obras Misionales Pontificias, www.ompargentina.org.ar, tienen previsto en 2020 desarrollar dos proyectos misioneros: el curso online y acompañar la iniciativa de la Iglesia argentina de asumir la atención pastoral y misionera de un territorio de la Amazonía.