OMPRESS-ORENSE (9-02-21) La delegación de misiones de Orense comparte un breve vídeo sobre la vida de San Francisco Blanco, misionero gallego, que fue martirizado a finales del siglo XVI en la colina de Nagasaki, Japón, también en una cruz como su Maestro. Desde la delegación explican que todos los años, el 5 de febrero, la diócesis organizaba una peregrinación hasta O Tameirón, A Gudiña, para conmemorar el día de del patrón de los misioneros de Orense precisamente en el lugar donde nació.

Dadas las circunstancias, este año no se ha podido peregrinar el día de su fiesta, pero han invitado a todos, con este vídeo, a tenerlo presente, en el día de su martirio, “para contagiarnos de su valentía, que sin miedo se atrevió a salir de su tierra, ilusionado por llevar el Evangelio a otra gente, regalando su vida, dispuesto a todo”. Así, el pasado viernes 5 de febrero, el delegado de misiones, Alberto Diéguez Mosquera, y algunos amigos quisieron recordarlo en una pequeña celebración en la Parroquia de O Tameirón, con la gente del pueblo.

Francisco Blanco nació en O Tameirón, en las cercanías de Monterrey, en Galicia. Muy joven abandonó todo y, como religioso franciscano, partió hacia Filipinas como misionero, aunque sólo era diácono. Fue ordenado sacerdote durante el paso por México, antes de tomar el famoso galeón de Filipinas. Terminó sus estudios teológicos en Manila, y partió hacia Japón, con su maestro, San Martín de la Ascensión. Arrestado en Osaka en 1596, fue llevado con sus compañeros a Meaco. El 2 de enero les cortaron la oreja izquierda a todos y fueron llevados en un carro, expuestos a la burla de la gente, hasta llegar a Nagasaki, donde fueron crucificados el 5 de febrero de 1597.