OMPRESS-CHAD (16-03-20) El misionero jesuita menorquín Manolo Fortuny escribe desde su misión, contando cómo viven allí las noticias que llegan de Europa:

“Kyabé 11-03-20, miércoles. Hace unos pocos años, al no tener una buena conexión con internet, hubiese vivido muy al margen de la preocupación mundial por el COVID-19. Pero ahora puedo consultar las primeras páginas de los periódicos en cualquier momento del día, cuando estoy en casa, y se hace difícil quedar fuera del ambiente de preocupación que os sobresalta a todos. En África Central, al tener raras comunicaciones por avión, hasta ahora hemos quedado salvados de la epidemia. El gobierno del país es muy consciente de la ventaja que esto supone para la población, pero también ha comenzado a tomar sus precauciones: el día 27 jueves, llegaba un avión desde París. Los servicios de seguridad del estado se habían enterado de que en dicho avión viajaba un cooperante italiano, y apenas aterrizó el avión en N’Djamena fueron a por él, lo metieron en una furgoneta y lo dejaron en el barrio de Farcha, en algún lugar apropiado para un aislamiento cautelar. Vincent, del Servicio de Viajes, encargado de la acogida de los extranjeros se encontró con una situación muy incómoda al no poder hacer nada por el recién llegado y sorprendido cooperante, y nos mandó a todos los conocidos un aviso para que advirtiéramos a los amigos que estuviesen preparando visita al Chad. Ya podéis imaginar que todo ello dejaba muy cuestionado mi viaje para Europa previsto para tres meses a partir del 15 de abril”. Tras estas noticias, Manuel sigue escribiendo sobre un posible viaje a España para apoyar el proyecto que llevan a cabo en su misión, “Kyabé Avanza”, pero que parece imposible, así como el de un grupo de cooperantes españoles que iban a ir a Chad.

“Kyabé 13-03-20, viernes. Anteayer tenía redactado el texto precedente cuando lo dejé tal cual y me fui a la cama. Ayer y esta mañana no he podido dejar de seguir las noticias de la pandemia del Covid-19, y me parece casi ridículo hablar de este tema desde el Chad, uno de los pocos países del mundo que según el mapa de la OMS no tiene todavía un solo caso de infectado por el virus. Desde hace 10 días se inició una campaña contra la epidemia de sarampión que ha invadido nuestro Departamento del Lac Iro. El Ministerio de Sanidad estatal ha montado un dispositivo espectacular en el nuevo hospital de Kyabé, montando tiendas de campaña especiales para aumentar la acogida a los numerosos niños que las ambulancias traen desde los diversos pueblos. Hace una semana ingresaban una media de 30 enfermos por día, en situaciones muy complicadas. Pero esto qué importancia tiene para Europa, y concretamente para la sociedad española, cuando estáis viviendo la progresión de una epidemia que no se sabe hasta dónde os llevará en corto espacio de tiempo. Por eso quiero deciros que he estado a punto de anular el escrito, casi por vergüenza, pero al final he decidido mandar lo que tenía escrito. Os deseo mucho ánimo y todo el sentido común necesario para que colectivamente seáis capaces de llevar adelante las medidas disciplinarias que os proponen las autoridades sanitarias. ¡Qué fácil es lo de dar buenos consejos! Ánimo, y un abrazo muy grande: Manolo”.