OMPRESS-ARGELIA (30-03-20) José María Cantal Rivas, Padre Blanco, rector de la Basílica de Nuestra Señora de África en Argel, el santuario tan querido por los argelinos de todas religiones, cuenta cómo están viviendo la pandemia en el país norteafricano. “En la basílica de Nuestra Señora de África (Argel) siguiendo las medidas de precaución y prudencia de la diócesis, desde finales de febrero, habíamos cambiado la forma de dar la comunión, suprimimos el abrazo de paz, etc. Pero viendo la evolución mundial y local del Covid-19 el lunes 16 de marzo cerramos la basílica a los visitantes (más de 250 cada día) y solo abríamos para la misa, a la que asisten esencialmente las dos comunidades de religiosas del barrio. Muchos de nuestros feligreses ya habían dejado de venir a la misa mensual en inglés o a la que celebramos en español dos veces al mes… pero siguen en el país, de modo que los dos padres blancos que estamos aquí (Peter Claver Kogh y José María Cantal) intentamos estar lo más presentes posible a nuestros feligreses extranjeros a través de las redes sociales.

El martes 17 de marzo el gobierno argelino tomó la decisión de cerrar las mezquitas y nosotros recibimos ese mismo día una carta del ministerio de asuntos religiosos comunicándonos que las iglesias estaban sometidas a las mismas directivas que las enunciadas en la ‘fatwa’ que justificaba el cierre de las mezquitas. Como hay mucha presión y rumores sobre lo que pasa realmente en el país, más la angustia por lo que las familias en el extranjero están viviendo, dedicamos mucho tiempo a enviar mensajes de calma y serenidad. Hemos propuesto (en varios idiomas) un esquema para la liturgia dominical de la Palabra en las casas y enviamos enlaces con las lecturas de la misa o canciones de esperanza. Ya lo hacíamos para los cristianos aislados, ahora para todos. Seguimos celebrando cada día la misa, pero el P. Peter con un grupo de hermanas y yo con otro, para hacer grupos lo más pequeños posible. Por supuesto nos hemos unido a las iniciativas del Papa Francisco y las hemos dado a conocer.

Con dirección al conjunto de la sociedad argelina seguimos ofreciendo en nuestras redes sociales (más de 15.000 seguidores) mensajes de esperanza y textos que puedan ayudar a todos. Hemos hecho circular la información que quien quiera o necesite hablar y desahogarse con respecto a la crisis del Covid-19 puede contactarnos (en árabe, inglés, español, francés o italiano). Pensamos sobre todo en los numerosos amigos del mundo de la salud y en las familias argelinas amigas. En esta crisis sentimos que la fe es un apoyo y que lo que Jesús vivió nos ayuda. También sentimos la fuerza que nos aporta la oración de tanta gente que en medio de sus problemas se acuerda de los misioneros”.