OMPRESS-MADRID (15-02-19) El primer domingo del mes de marzo, este año el próximo día 3 de marzo, la Iglesia española celebra el Día de Hispanoamérica, una oportunidad para recordar tanto los lazos evangélicos y misioneros que unen al continente americano y a España, como a los misioneros españoles que allí viven su misión.
Especialmente dedicado a los sacerdotes misioneros Fidei Donum en América latina (en su mayor parte encuadrados en la OCSHA, la obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana), el Día de Hispanoamérica de este año tiene como lema “Comprometidos con la vida de los pueblos”. Un lema que refleja la generosidad de estos misioneros que por su vocación, y dejando su terruño, su diócesis, su familia, cruzaron el Océano y se pusieron al servicio de la Iglesia y de los pueblos en América Latina.
Hoy son 237 los sacerdotes diocesanos españoles que forman parte de la OCSHA, prácticamente los sacerdotes que integrarían una de las diócesis grandes en España, pero que han aceptado la llamada del Señor a vivir la misión junto a los pueblos de América latina. Representan a toda la Iglesia española incluso si se mira a su procedencia, puesto que pertenecen a 54 diócesis distintas, presentes en 20 países. Una diversidad que se refleja en el cartel de la campaña: diez manos de colores con un corazón blanco en la palma. Manos que se ofrecen para tirar del carro, para sostener al débil, para levantar la Eucaristía.
Fue en 1959 cuando la Conferencia Episcopal Española estableció que se dedicara, en el umbral de la Cuaresma, una jornada al reconocimiento de la vinculación evangelizadora que une a las Iglesias de España con las que peregrinan en América. Una jornada para celebrar la expresión de la dimensión universal de cada diócesis e Iglesia particular, que con las manos y el corazón de sus misioneros supera las fronteras.