OMPRESS-ÁVILA (23-01-18) Este domingo 21 de enero, coincidiendo con la “Bendición de los animales” de San Antón la Parroquia de San Vicente de la ciudad de Ávila celebró su tradicional rastrillo a favor de Infancia Misionera. Esta es ya su undécima edición.

Según informan desde la delegación diocesana de misiones de Ávila, con el objetivo de llevar a la vida lo que se aprende en catequesis, los chicos de la parroquia de San Vicente, catequistas, voluntarios y padres realizaron, durante toda la mañana, un rastrillo misionero en los atrios de la basílica, vendiendo todo tipo de objetos (juguetes, ropa, libros, artículos de decoración, perfumes…), donados por familias, comercios abulenses y los propios niños y jóvenes.

En esta edición, los niños de comunión, al igual que varios chicos y chicas de confirmación también quisieron colaborar y lo hicieron con gran generosidad. Todo lo recaudado ha sido entregado como donativo para los proyectos que lleva a cabo Infancia Misionera por todo el mundo.

Un año más, fue la alegría el sentimiento que, al finalizar el rastrillo, reinaba en todos, tras el esfuerzo llevado a cabo durante las últimas semanas para que todo estuviera preparado: “Trabajamos para que Jesús sea el mejor amigo de estos niños y jóvenes y el motor que les mueva a querer y a compartir con los más pobres, para que la humanidad sea algún día la gran familia que Dios quiere”, explican desde la delegación.