OMPRESS-ALBACETE (24-04-18) La diócesis de Albacete ha entrevistado a dos misioneros de Albacete que dedican parte de su vida a formar y a acompañar a jóvenes, que también han respondido, como ellos, a su vocación. Pedro Jesús Arenas, misionero de la congregación Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús (dehonianos), se encuentra en Quito como formador de jóvenes que inician un camino vocacional a la vida religiosa. Y Francisco Javier Plá, sacerdote, misionero del Instituto Español de Misiones Extranjeras en Nicaragua, en Puerto Cabezas, dedica parte de su tiempo acompañando la dirección espiritual del Seminario Menor.

Pedro Jesús resalta, en la web de la diócesis de Albacete, que “la formación no es, por lo general, el primer deseo de un joven religioso que se va de misiones”. Aún así reconoce que “es una experiencia muy hermosa acompañar la acción de Dios en los jóvenes, en su historia y en su fe. Es una experiencia de escucha, saber estar, saber hablar y, otras veces, callar”.

En cuanto a Javier Plá, explicaba el reto que supone comenzar el seminario en una diócesis jovencísima, creada en noviembre del pasado año por el Papa Francisco. Se trata de todo un reto y, como cuenta él, “estamos comenzando el Seminario Menor con 29 muchachos. Todos somos nuevos en esta nueva experiencia; así que, nos toca abrir camino. Estamos ilusionados”. Considera que “lo primero que hay que acompañar es la vida cristiana de ese joven; es decir, que el Seminario sea un lugar que ayude al seguimiento de Jesús. Después será, en ese seguimiento, donde hay que ver las distintas vocaciones a las que Dios nos va llamando y ayudar a concretar esas llamadas”.