OMPRESS-ROMA (2-04-20) Este lunes, el Dicasterio vaticano para el Servicio del Desarrollo Humano Integral publicaba el documento “Aqua fons vitae. Orientaciones sobre el Agua, símbolo del grito de los pobres y del grito de la Tierra”. El documento, que se ha publicado al final del mes en que se celebró el Día Mundial del Agua 2020, recoge tanto el magisterio social de los Papas como el trabajo realizado por miembros de la Iglesia nacional y local en diferentes países.

El documento distingue tres aspectos o dimensiones relacionadas con el agua: 1) agua para uso humano; 2) el agua como recurso utilizado en muchas actividades humanas, en especial la agricultura y la industria; 3) el agua como superficie, es decir, ríos, acuíferos subterráneos, lagos y, sobre todo, océanos y mares. Para cada aspecto, el texto presenta desafíos y propuestas operativas para aumentar la conciencia sobre el tema y el compromiso a nivel local. La parte final del documento propone una reflexión sobre educación e integridad. Aqua fons vitae hasta ahora sólo está disponible en inglés.

El Dicasterio también anuncia que se está definiendo una estrategia para abordar la situación relacionada con el agua, los servicios y el saneamiento, la higiene en sentido amplio (WASH, en el acrónimo inglés) en los establecimientos de salud pertenecientes a la Iglesia Católica. Demasiados establecimientos de salud en países pobres y en desarrollo no tienen acceso adecuado al agua para las necesidades más básicas de limpieza e higiene. Sin agua limpia, lavabos, jabones, servicios higiénicos y procedimientos de higiene, miles de pacientes, personal de atención y familias están en riesgo. Partos, cirugías, infecciones, epidemias: nada de esto se puede manejar de manera segura sin agua; y la situación es especialmente alarmante en estas semanas marcadas por la pandemia del Covid-19. No obstante, miles de centros de salud funcionan como pueden sin la protección del agua que les permite limpiar y proteger la vida.

Tradicionalmente, la Iglesia Católica ha sido pionera y se ha comprometido totalmente en el campo de la salud y la atención médica en todos los continentes. El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, tras consultar a congregaciones religiosas, conferencias episcopales, agencias de desarrollo católicas y expertos cualificados, desea alentar y apoyar a aquellos que ya participan activamente en esta batalla para salvar vidas. Numerosos sistemas de salud católicos han puesto en marcha investigaciones para definir el alcance y la complejidad del problema, examinando una muestra de centros de salud católicos. El Dicasterio, en colaboración con algunos socios, como Catholic Relief Services y Global Water 2020, ha decidido alentar y contribuir a este esfuerzo, promoviendo, cuando sea posible, investigaciones adicionales en países seleccionados. Los resultados de este estudio, así como los resultados de otras encuestas realizadas recientemente por organizaciones de salud católicas, se utilizarán como punto de partida para la implementación y los planes de recaudación de fondos con el fin de apoyar los planes operativos.