OMPRESS-REPÚBLICA CHECA (13-05-20) Las Obras Misionales Pontificias de la República Checa presentan la posibilidad de ayudar a un seminario en Kenia a los fieles de su país durante este mes de mayo, que comenzó precisamente con la jornada de oración por las vocaciones. Se trata del Seminario Mayor Matthias Mulumba. Este seminario cuenta con 112 jóvenes que se preparan para el sacerdocio y ya han llegado a los últimos años de su formación, los años de Teología.

La diócesis de Eldoret, situada en la zona oeste de Kenia, junto a Uganda, recibió el Evangelio en la misma época de los famosos mártires de Uganda. De hecho el seminario lleva el nombre de uno de ellos, Matthias Mulumba, el mártir con más edad, 60 años, de aquellos primeros cristianos ugandeses, la mayoría adolescentes y jóvenes, que dieron su vida antes que renunciar a su fe.

Las Obras Misionales Pontificias, gracias a la generosidad de los fieles, les envían cada año entre nueve y diez mil euros – en el 2019 han sido 9.382 euros – para alimentos, atención médica, electricidad o libros. Lógicamente no es suficiente para que durante todo el año se mantengan los 112 seminaristas. Pero los seminarios en los países de misión, y el Matthias Mulumba lo es, se caracterizan por el hecho de que, además de la formación sacerdotal normal en este tipo de centro, se enseña a los futuros sacerdotes medios para sostenerse a sí mismos y para proporcionarles a sus futuros feligreses no solo apoyo espiritual sino también ayuda material. Tienen que ser capaces de hacer reparaciones menores o llevar a un feligrés al hospital. Es, por eso, que los seminaristas cultivan la tierra y además llevan adelante una granja. El vicerrector del seminario, el padre John Lelei explica que esto es una “necesidad para nosotros, de lo contrario no podríamos ganarnos la vida. Si la cocina tuviera que comprar carne, se habría reducido drásticamente el bajo presupuesto del seminario. Además todo lo que los seminaristas hacen aquí tiene un sentido de su formación, desarrolla su sentido de cooperación, responsabilidad, también los mantiene cercanos a la realidad que viven sus futuros fieles”.