OMPRESS-BRASIL (11-07-19) En este mes de julio comienza su periplo en el Amazonas el barco hospital “Papa Francisco”, que llevará asistencia sanitaria y la palabra del Evangelio a más de 700.000 habitantes de las riberas del gran río.

Con 32 metros de eslora, el barco dispone de instalaciones para el diagnóstico, tratamiento, hospitalización y prevención en oftalmología, odontología, cirugía, análisis de laboratorio, enfermería, sala de vacunación y maquinaria para exámenes de radiografía, ultrasonido, mamografía y electrocardiogramas.

El “Papa Francisco” zarpará del puerto de Óbidos con una tripulación de 10 personas (incluyendo un religioso) y 20 voluntarios médicos y paramédicos (entre los cuales profesores y estudiantes universitarios), y visitará cerca de 1.000 localidades costeras en expediciones de 10 días, utilizando dos lanchas-ambulancia para un evaluación inicial de la situación sanitaria de cada localidad y para emergencias. La expedición tendrá como referentes a los hospitales locales de Juruti y Óbidos, gestionados por la misma congregación de inspiración franciscana, que está detrás de esta iniciativa.

Fue el propio Papa quien inspiró el proyecto de este hospital móvil. Durante la Jornada Mundial de la Juventud de 2013, en su visita al Hospital de Río de Janeiro administrado por la Fraternidad San Francisco de Asís, el Papa preguntó a Fray Francisco Belotti si estaban presentes en la Amazonia. Les animó a que pusieran en marcha un proyecto en la región. El barco es la respuesta a ese deseo. La misión será coordinada por un sacerdote de la fraternidad, encargado de llevar la Palabra de Dios a las personas visitadas, así como de asegurar un enfoque rico en humanidad y dignidad de atención.

La construcción del barco fue posible gracias a un acuerdo con el Estado brasileño, que asignó al proyecto el producto de la indemnización por daños morales colectivos a cargo de las empresas Shell Química y Basf S.A., tras un accidente medioambiental que causó 60 muertos y otros daños significativos. Las gestiones para la construcción del barco han corrido a cargo de EMGEPRON, una empresa pública de proyectos navales, vinculada al Ministerio de Defensa brasileño. Según los datos de la licitación al astillero, el “Papa Francisco” tiene una eslora de 35 metros, un desplazamiento de 190 toneladas y una velocidad de 11 nudos (unos 20 km/h).