OMPRESS-AUSTRALIA (28-11-18) A lo largo del año, Missio Australia – las Obras Misionales Pontificias en Australia – hace “llamamientos” para recaudar fondos y crear conciencia sobre la labor de la Iglesia misionera en todo el mundo. En ellos se presenta una necesidad concreta de una comunidad concreta en un territorio de misión.

Uno de estos llamamientos, que ya es tradicional en la Iglesia australiana es el “Christmas Appeal”, el de Navidad. El “Christmas Appeal” de este año se centra en la guardería y escuela primaria de las hermanas cistercienses en Uganda.

La lluvia cae con fuerza, inundando el camino de tierra y volviéndolo resbaladizo para el pequeño grupo de niños pequeños que caminan en la oscuridad. Se oye un ruido sordo, interrumpido por el sonido del motor de una motocicleta en la distancia. Tras caminar varios kilómetros, y más con el estómago vacío, comienzan a cansarse. Pero los niños conocen los peligros de caminar por estos senderos y no se atreven a parar. Apenas unas semanas antes, exactamente en el mismo camino, un grupo de tres niñas fueron secuestradas mientras iban a la escuela. Aunque una niña logró escapar, sus dos amigas no han sido vistas desde entonces.

Lamentablemente, aunque es raro, el secuestro y la trata de niños es una realidad aterradora en las zonas rurales de Uganda. La misionera local y directora, la hermana Cecilia Namudira, trabaja con sus hermanas cistercienses en la guardería y la escuela de primaria Madre Claudia, un lugar en el que no solo se brinda educación a los niños, sino también un hogar seguro mientras están en ella”.

“Todos los días temo por la seguridad de los niños. Les pedimos que caminen juntos en grupos, ya que muy pocos padres pueden permitirse enviar a los niños a la escuela en ‘boda bodas’ (motos). Para las niñas, caminar estas distancias aumenta el riesgo de situaciones de abuso y explotación sexual”, cuenta la hermana.

Missio Australia explica que María y José también fueron rechazados antes de que un corazón amable les ofreciera seguridad y refugio en el establo. De manera similar, la hermana Cecilia y sus compañeras han comenzado a ofrecer refugio a algunos de los niños de la escuela “Madre Claudia”. Los niños primero empezaron durmiendo en las aulas y en las salas para el personal ya que no había otro lugar. Con una necesidad y urgencia semejante, las Hermanas, y sobre todo los niños, simplemente no podían esperar a tener los fondos para construir un lugar adecuado.

A medida que la escuela ha ido creciendo y atrayendo el interés de más padres y niños – sobre todo por la calidad de la educación que ofrecen las Hermanas y los valores cristianos que inculcan –, existe la urgente necesidad de construir dos dormitorios, con sus correspondientes instalaciones sanitarias para los alumnos. Y este es el “Christmas appeal” que han lanzado las Obras Misionales Pontificias de Australia: “En este tiempo santo, mientras nos preparamos a celebrar el nacimiento de Jesús, pedimos que recuerden a las hermanas y los niños de la escuela Madre Claudia en sus oraciones”.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer